Vuelven a sitiar transportistas el centro de la capital 

Comunicatedigital.com / Alfredo González

Foto: Carlos Seoane

Este lunes nuevamente bloquearon el zócalo capitalino, logrando desapruebo social por sus caprichos.

En medio del desapruebo y los reproches de ciudadanos, este lunes permisionarios pertenecientes al Consejo Estatal del Transporte Público, bloquearon el zócalo de la ciudad de Tlaxcala en demanda de la salida de las plataformas digitales, mayor seguridad pública y atención personalizada a sus demandas. 

Desde las 10:00 horas, los transportistas con al menos un centenar de camionetas sitiaron el primer cuadro de la ciudad e incluso ocuparon la explanada frente a Palacio de Gobierno, para hacer patenten su manifestación contra la competencia desleal y el robo a transportistas.

Exigieron que la administración local cumpla con la palabra exigencia formulada en noviembre de 2017, cuando sostuvo que no se permitiría el ingreso de plataformas tecnológicas no reguladas a la entidad.

En entrevista con los medios de comunicación, uno de los representantes del Consejo, Reynaldo Delgado advirtió que actualmente ya son mil 600 los vehículos particulares que a través de diferentes denominaciones prestan el servicio de transporte de pasajeros, superando los mil 40 taxis que operan legalmente en la entidad y que están registrados por la Secretaría de Comunicaciones y Transportes del Estado, lo que en sí mismo está fuera de toda proporción.

Sin embargo, estimó que lo más grave todavía está por venir, pues en caso de que se permita el acceso de la empresa Uber la cifra alcanzaría los tres mil automóviles operando a través de plataformas, lo que traería como consecuencia un problema de contaminación ambiental y que el mercado de Tlaxcala termine siendo insuficiente para todos los conductores.

Al tiempo, reprochó que en las redes sociales la ciudadanía le pegue a los permisionarios del transporte, sobre todo los cibernautas entre 18 a 35 años de edad, quienes no saben lo que cuesta estar al corriente en sus obligaciones, adquirir camionetas de 500 mil pesos o pagar un crédito de un carro para taxi porque los obligan a modernizar sus unidades, de tal manera que “no somos los malos de la película”.

“Ahora resulta que los legales somos los malos y los ilegales son los buenos. Obviamente en todos lados hay quien abusa de los costos, pero en el caso de los taxis es la SECTE la que no ha podido regular el costo del pasaje, no nosotros. Le pido a la sociedad que nos entienda, las personas que trabajan en plataformas particulares tienen otros ingresos, nosotros nos dedicamos al 100 por ciento a esto, entonces estamos contra una competencia desleal”, subrayó.

Dejar respuesta