«No a la demolición», reclaman locatarios en el mercado de Tlaxcala

Comunicatedigital.com / Alfredo González

Foto: ESPECIAL

Locatarios del «Emilio Sánchez Piedras», se encuentran molestos por la decisión unilateral de tirar y construir centro de abasto.

A pocas horas de que se lleven a cabo una serie de reuniones entre autoridades municipales, estatales y federales con los representantes de los locatarios para los distintos rubros de comercio, que coexisten mercantil y económicamente en el mercado municipal «Emilio Sánchez Piedras» de Tlaxcala; están preocupados por la reciente decisión de derribar el actual centro de abasto que consideran «es aún servible» y construir otro nuevo.

Y es que sin consensos -según sus comentarios-, sin fechas específicas en cuanto al inicio y conclusión de la obra, sin alternativas claras en cuanto a sus actividades productivas y generadoras de ingresos, de las aclararon dependen directa e indirectamente un número considerable de familias; desde hace menos de un mes les fue informado que la federación había aprobado el proyecto de demolición del que técnicamente es uno de los mercados más importantes en la entidad, ya que en él convergen personas de las localidades de la zona conurbada y otros pueblos.

Que para lograr tal intención (a manera de reproche) dijeron, se están soltado versiones »irresponsables y torcidas» de que el mercado ‘Emilio Sánchez Piedras’ de la capital, representa un serio peligro físico y riesgo sanitario para quienes allí conviven, laboran y ofertan sus productos, pero también para quienes realizan sus compras; lo que consideran está ahuyentando la clientela que a casi un año de pandemia, aún asiste a ese lugar para cubrir sus necesidades.

Lo que invariablemente afecta los intereses económicos de la mayoría de los locatarios, quienes ya se están manifestando públicamente en sentido negativo a la obra de demolición, los que incluso denunciaron  resulta «muy sospechoso» que de unos días a la fecha, los representantes de la autoridad estén muy interesados en que la obra que consideraron no es necesario hacerla en el grado recientemente propuesto y de varios millones de pesos de inversión, se lleve a cabo.

Es más los entrevistados dijeron, les es muy preocupante el que las convocatorias a reuniones para reponer el proceso de análisis y exposición de motivos para la referida obra -de la que se desconocen anteproyecto y proyecto aprobados-, se estén haciendo hacía los supuestos representantes, con la probable intención de dividir a la gente; que en su mayoría están de acuerdo en el «NO A LA DEMOLICIÓN, SI A LA REMODELACIÓN» del mercado, como lo refieren algunas lonas y comentarios en los pasillos.

Para finalizar diciendo, que lo único que les ha sido ofrecido para que accedan a liderar el espacio se inicie con los trabajos, es que habrá apoyo para trasladar su infraestructura y bienes a un espacio alterno, que no ofrece garantías de ninguna índole para desarrollar su trabajo y ofrecer sus productos a su clientela, que ahora sí podría estar en riesgo, propuesta que además estaría aniquilando su actividad económica, de la dijeron se debe tener presente; es de la que dependen desde hace muchos años y ha generado progreso al municipio «que mañosamente» ya cobró los derechos para el presente año.

Dejar respuesta