Niega Luna Vázquez quebranto financiero en Amaxac

Comunicatedigital.com / Alfredo González

Foto: ESPECIAL

Fue el alcalde Molina Castillo quien resguardó y entregó la cuenta pública del último trimestre de 2016 en compañía del ex edil.

El ex alcalde de Amaxac Carlos Luna Vázquez, negó haber dejado un quebranto financiero en la comuna, prueba de ello es que la cuenta pública correspondiente al último trimestre de 2016, quedó en resguardo del propio presidente municipal Faustino Carín Molina Castillo el 31 de diciembre, y para el 4 de enero en compañía del ex edil se entregó a la Comisión de Finanzas del Congreso del Estado.

En torno a los señalamientos que hizo Molina Castillo sobre irregularidades  heredadas en la administración pública, Luna Vázquez justificó que dos automóviles supuestamente desaparecidos se encuentran en talleres y que la actual síndica Ana Laura Hernández Anaya, acompañó al ex síndico Silvino Hernández Vázquez a verificar el estado de las unidades.

Asimismo, aclaró que solo no se le finiquitó a una directora que en este caso fue la de seguridad, Nohemí Oropeza López, pues no podía dejar a la comuna sin un responsable en ese rubro, mientras que dos ex trabajadoras no estuvieron de acuerdo con el monto de 90 días que se les ofreció, entre ellas la esposa del actual regidor del PRD.

Carlos Luna reconoció que el bono de fin de trienio que no se les entregó a los nueve empleados sindicalizados, se debió a que «ya no alcanzó el recurso pues se dio prioridad al pago de las liquidaciones del personal de confianza y así evitar algún tipo de demanda laboral, situación que no representa delito alguno».

Eso sí, recordó que fue el ex representante legal del Ayuntamiento, Silvino Hernández, quien extravió las facturas de varios automóviles y de la escritura del predio Cuatzitlalehca o Chalacatl que es propiedad del gobierno municipal, cuya copia certificada puede tramitarse en el Registro Público de la Propiedad acreditándose la personalidad legal.

«El derecho dará en su momento la razón a quien la tiene y por supuesto que estaré atento a la cita que me mande la Procuraduría General de Justicia del Estado de darse el caso, pero en esos señalamientos veo un trasfondo político para dañar mi imagen y yo solo le recomiendo al alcalde que se ponga a gestionar, pues dejé demostrado que realmente se pueden hacer las cosas, en tres años logré bajar cerca de 108 millones de pesos aterrizados en obra pública de impacto social. Ahora él tiene la oportunidad de superarme en cuatro años y ocho meses».

Dejar respuesta