Lorenzo Garza Gaona ganador con 2 Orejas del Ultimo festejo de Feria y con Toro de Regalo

Comunicatedigital.com / Guillermo Vega M.

Foto: ESPECIAL

En días pasados el joven matador Lorenzo Garza Gaona fue el triunfador del último festejo de feria en la Plaza de Toros el Relicario tras cortar 2 orejas en un toro de regalo y así dar por concluido el serial de Feria y las corridas de Toros en Puebla durante este primer semestre del año.

Una muy mala entrada del público para este último festejo de feria, además de una mala corrida donde aunque fue mixto, a los matadores les faltó precisión en la hora de la estocada, ya que hubo pinchazos y avisos.

Lorenzo Gaona con el toro de regalo de nombre Emiliano de 500 kilogramos de la ganadería del Batan, lo inició toreando de rodilla en tierra en el centro, con derechazos y pase por alto, habiendo tenido regular desempeño con el capote y pasando al astado con poco castigo, inició bien con éste su labor muleteril ligando en principio buenas series por pitón derecho.

Cambió al lado natural para propinarle derechazos donde bajó un tanto el ritmo del trasteo y la respuesta del tendido, entonces intercaló tres molinetes de rodillas con los que volvió a calentar el ambiente y regresando al lado natural. La estocada fue muy caída de por medio que hizo doblar de manera fulminante para que le otorgaran las dos orejas.

En su primer toro el cuarto de este festejo mixto de nombre “La Vista”  de 500 kilogramos de la Ganadería del Batan se vio bien manejando la seda siendo mejores las gaoneras con las que quitó, dio paso luego a la faena que resultó demasiado larga y con poca transmisión pese a que le dio muletazos de roidillas en tierra por el centro; dejó un pinchazo y estocada entera para recibir algunas palmas.

Quien también cortó una oreja fue el rejoneador Joaquín Gallo quien abrió este festejo mixto con el toro Joaquinito de 490 kilogramos de la ganadería de Pilar Labastida, en el cual este jinete clavó dos rejones de castigo y toreando después con un sarape mostró idea y temple. Al ingresar los Forcados de Teziutlán fue Jesús Tejeda quien realizó la pega con emotividad al segundo intento pese a que en el primer si fue revolcado por el toro donde el Publico gritó que donde estaba el compañerismo de los de mas, así mismo en el segundo viaje Joaquín acertó con el rejón de muerte, le entregan la oreja y recorrió el redondel en compañía del forcado.

El otro rejoneador Cuauhtemoc Ayala con Cholin de 490 Kilogramos también de la ganadera Pilar Labastida falló con los rejones de castigo que no quebró, tuvo ligera mejoría con banderillas y después de la buena pega al segundo intento del poblano Aldo Contreras, el caballero falló con el rejón de muerte escuchando dos avisos. La gente llamó al forcado de cara a recorrer el ruedo.

Vendría la lidia de los toreros a Pie donde empezó el poblano Jesús Lujan con Convenio de 510 Kilogramos de la Ganadería del Batan lo recibió valiente con dos largas de rodillas seguidos de aseadas verónicas, él mismo lo llevó al caballo con chicuelinas al paso realizó un quite por gaoneras. Empezó bien su faena probando las embestidas y consiguiendo por ambos pitones componiendo una faena que gustó al público con temple y sentimiento; por desgracia pinchó antes de dejar estocada caída. Fue llamado a saludar después que el toro fuera arrastrado bajo una ovación.

Ángel Espinoza “Platerito” con Canelo de  500 kilogramos dejándose ver desde el capote que manejó con suavidad mediante derechazos. Llevó al toro frente al piquero y giró con ritmo en las chicuelinas. Hizo las cosas con buen gusto pero las embestidas del toro se fueron acortando y pinchó varias veces, todo se redujo a palmas después que sonara un aviso.

Finalmente el veterano Curro Plaza con Marcelito de 505 kilogramos le dio buenos lances al recibirlo a pies juntos para luego abrir el compás y rematar con media a pies juntos con pinturería, instrumentó un quite por chicuelinas dando paso a la faena de muleta con la que toreó fundamentalmente por alto pero también se adornó con pases de pecho. Dejó media estocada en buen sitio, por lo que se hizo acreedor a una llamada de atención por parte de la autoridad ya que el toro tirado en el suelo y el banderillero  la ahondó la espada toda de manera indebida. El  torero veterano todavía se arrancó a dar la vuelta por su cuenta.

Con este festejo empieza el ayuno taurino en la región de Puebla y Tlaxcala, el cual es de caso 2 meses y medio y seguramente se romperá en el mes de julio ya sea en Altzayanca o en Santa Ana Chiautempan Tlaxcala, ya que a finales de ese mes empieza de nuevo la actividad taurina del segundo semestre y que mejor que con festejos de ferias patronales, mientras que en la Plaza de Toros el Relicario se supone que el próximo festejo sea hasta el mes de septiembre, al no ser que los directivos quieran sorprender con algún otro cartel, por lo pronto van analizar como se dio este serial de Feria que estuvo bueno y en que fallo, y replantearse objetivos para que la afición regrese al coso poblano.

Dejar respuesta