La UDLAP participa en el ciclo de Conversaciones de futuro: ODS-COVID 

Comunicatedigital.com

Foto: ESPECIAL

Expertos afirman que las desigualdades en América Latina se acrecentaron debido a la pandemia de COVID-19. 

La Dra. Laura Romero, coordinadora académica del Programa de Liderazgo para Jóvenes Indígenas de la Universidad de las Américas Puebla, destacó durante la charla del ciclo de Conversaciones de futuro: ODS-COVID que América Latina es la región con mayor pobreza extrema indígena, donde «el 85% de las mujeres indígenas labora en la economía informal», aunado a esto mencionó que en México «sólo el 1% de los y las jóvenes indígenas acceden a la educación universitaria».  

«Lo que lo que a nosotros nos importa es justamente hacer de la educación una estrategia para cerrar la brecha de ingreso, ya que el 32% de la población en América Latina de adultos indígenas no tienen ningún nivel de estudios , eso es casi tres veces mayor que lo que sucede en población no indígena», subrayó la académica UDLAP en esta conferencia enfocada en el objetivo 10 de Desarrollo Sostenible establecido por las Naciones Unidas, el cual se centra en reducir las desigualdades en los países. Por lo tanto, destacó que el Programa de Liderazgo para Jóvenes Indígenas de la UDLAP busca darles a los jóvenes que participan una serie de conocimientos y alianzas entre ellos y la comunidad estudiantil, «de tal manera que lo que hemos visto en estos 10 años que lleva el programa es que un mejor currículum les permite un mejor trabajo y más movilidad social. Tenemos como uno de nuestros propósitos ese empoderamiento y tratar de ir cerrando esa brecha de ingreso a través de la educación que como les comenté es una de las mayores desventajas en la población indígena». 

Por su parte, durante la bienvenida de esta charla, el Dr. Juan Antonio Le Clerq Ortega, decano de la Escuela de Ciencias Sociales destacó que en el último año y medio hemos sido testigos de la forma en que la crisis sanitaria se está traduciendo en pérdida de vidas humanas, saturación de recursos del sector salud, destrucción de capacidades económicas y procesos de división social. «Para entender las consecuencias de la pandemia implica reconocer que las desigualdades económicas al interior y entre los países funcionan tanto como una causa como un efecto. La desigualdad preexistente significa que las personas no tienen la misma oportunidad de frenar la pandemia, proteger su salud o garantizar acceso a educación de calidad bajo la modalidad en línea que se nos ha impuesto, a su vez los periodos de confinamiento y la reducción de actividades económicas han agudizado aún más la brecha de desigualdades al interior de cada país y entre países» afirmó.  

Por otro lado, el Dr. Juan Carlos Moreno Brid, director y coordinador de Investigación CEPAL-México, coincidió en América Latina como la región más desigual del mundo, el COVID-19 y las respuestas tan insuficientes que se dieron están exacerbando desigualdades y rompiendo no sólo el presente sino el futuro de la gran mayoría de latinoamericanos. «Si el COVID-19 nos dijo algo es que la salud del más rico depende del más pobre, en ese sentido tenemos que estar todos unidos y ojalá esta reflexión se traduzca en políticas públicas que eviten que esto se repita en la escala en la que está repitiendo», afirmó.  

Continuando con este diálogo, Leandro Sebastián Simeoni, fundador y titular de Nomines, iniciativa de Inclusión laboral de personas con discapacidad en Argentina, compartió que desde su experiencia las desigualdades laborales y educativas son grandes, complejas y multicausales para este sector de la población. En Argentina, explicó que el 75% de las personas con discapacidad no tiene trabajo y de ese grupo de personas el 80% nunca tuvo una oportunidad laboral, por lo que aseveró que, si no se trabaja en esta desigualdad desde el sector privado, este problema que no va a tener una solución. «En tu empresa puedes contratar personas con discapacidad y no le vas a estar regalando nada, sino que vas a estar recibiendo una prestación laboral acorde a lo que vos necesites», explicó.  

Por su parte, el Dr. Diego Castañeda Garza, economista e historiador económico del Tecnológico de Monterrey, México, destacó que, dentro de esta problemática mundial causada por el COVID-19 se ignoran las consecuencias a futuro que pueden tener este tipo de eventos. «Todas estas desigualdades estructurales que tenemos en nuestra región se ven amplificadas por la pandemia. Lo que, si conocemos, es que sus efectos no los veremos necesariamente mañana, pero si los empezaremos a detectar en 5 a 20 años». Así mismo mencionó que desafortunadamente estamos en un ciclo donde una desigualdad alimenta la otra, lo cual es muy evidente en temas de salud y en el educativo, «es especialmente preocupante para los jóvenes y los niños, pero también lo vemos en los adultos» señaló.  

El ciclo de conversaciones ODS-COVID surge bajo el objetivo de generar diálogos entre académicos y líderes de iniciativas que trabajan por responder a los distintos Objetivos de Desarrollo Sostenible, para juntos construir futuros sostenibles. La Dra. María José de la Fuente, coordinadora de este proyecto, destacó que «desde el 2016 venimos impulsando una iniciativa que se llama Innovación Social 2030, la cual busca incidir tanto en las personas como en las organizaciones para acelerar su viaje y los ecosistemas de innovación social, por medio de la agenda 2030 y bajo esta ley es que nace el proyecto de Conversaciones de Futuro en colaboración con el consorcio hemisférico universitario, el cual reúne 14 universidades de Latinoamérica, el Caribe, Canadá y los Estados Unidos».  

La Universidad de las Américas Puebla como parte de su labor fue la universidad anfitriona de la charla sobre el objetivo 10: reducción de las desigualdades, así como en el diálogo sobre los objetivos 5 y 13, los cuales disponibles en la página de Facebook de TVUDLAP

Para mayor información sobre las Conversaciones de Futuro ODS-COVID visita: http://innovacionsocial.uc.cl/portfolio-item/conversaciones-de-futuro-ods-covid/ 

Dejar respuesta