La Electrónica ha proporcionado las bases para la sociedad moderna: Dr. Gerardo Molina Salgado

Comunicatedigital.com

Foto: ESPECIAL

Saber que podía convertir una idea en un dispositivo que podía medir en el laboratorio para comprobar su funcionamiento, fue una de las razones principales por las cuales Gerardo Molina Salgado se decidió a estudiar Electrónica.

Originario de Iguala, Guerrero, Gerardo Molina cursó la licenciatura en el Instituto Tecnológico de Puebla, e hizo sus prácticas profesionales en el INAOE, donde después estudió la maestría y el doctorado en Electrónica. Como parte de su formación, durante el doctorado realizó una estancia de un año en el Instituto de Microelectrónica de Sevilla, España, y una estancia corta de dos meses en Texas A&M University, Estados Unidos. Durante los últimos cinco años ha estado trabajando en Irlanda, como investigador posdoctoral en el Microelectronic Circuits Centre Ireland (MCCI), el cual es parte del Tyndall National Institute, «en un par de años estoy planeando unirme a la plantilla como un investigador Senior», comenta entrevista.

El Tyndall National Institute en Irlanda, refiere, «me recuerda mucho al INAOE porque hay varias líneas de investigación: Electrónica (Diseño Circuitos Integrados, Dispositivos Semiconductores, MEMs), Fotónica (interconexiones chip-a-chip, cómputo cuántico), Sensores (bioquímicos, biológicos), Energía (almacenamiento, recolección), Sistemas (agricultura inteligente, Internet de las cosas, sistemas en un chip), Materiales, entre otras. Los grupos trabajan por separado pero también se desarrollan muchos proyectos que son interdisciplinarios entre los diferentes grupos. Es uno de los más importantes en Irlanda y en Europa».

Gerardo Molina fue un estudiante sobresaliente que obtuvo más de ocho reconocimientos y becas, entre ellos el mejor promedio doctoral de su generación. El proyecto más reciente en el cual ha participado es el desarrollo de un chip con aplicaciones biomédicas.

 «Desde que era pequeño me gustaban la ciencia y la tecnología», dice: «Yo tuve un libro que se llama Inventos que cambiaron al mundo, donde hay experimentos de mecánica y electricidad, y a mí me gustaba replicarlos. Conforme fue pasando el tiempo seguí desarrollándome en las áreas de Física, Química y Biología, participaba en concursos, hasta que descubrí la Electrónica, que fue mi pasión definitiva. Mi sueño siempre fue ser investigador o científico y por eso sigo en este camino. Me gusta estar aprendiendo todos los días», platica.

En la carrera de Electrónica vio que había muchas ramas como las telecomunicaciones, sensores, circuitos integrados, etc.: «Me llamó mucho la atención saber que puedo convertir una idea en mi cabeza en un producto real usando mis manos, medirlo en el laboratorio, y comprobar que funcione. Hacer interpretación de variables físicas siempre me ha gustado mucho. Además, la Electrónica ha proporcionado las bases para la sociedad moderna», explica.

Interrogado sobre sus líneas de investigación, el Dr. Molina informa: «Principalmente ahora trabajo en convertidores de datos y también hago un poco diseño de circuitos electrónicos para implantes biomédicos, calibración de convertidores de datos utilizando técnicas de inteligencia artificial y diseño de filtros digitales. He tenido una exposición en el área de Electrónica muy grande gracias a mis estancias en diferentes países y esto me ha posibilitado abarcar muchas áreas».

Uno de los proyectos de investigación más importantes en los cuales ha participado es precisamente el diseño de un chip, que es un convertidor de datos desarrollado para una tecnología de punta: «La topología es muy novedosa, es principalmente para aplicaciones biomédicas, el cual, combinado con un sensor de presión sanguínea, se podría implantar en un paciente para monitorearlo 24 horas siete días a la semana. He colaborado en otros proyectos de diseño de circuitos, y estoy comenzando a acercarme a proyectos de inteligencia artificial».

El Dr. Gerardo Molina explica que un convertidor de datos sirve para convertir  variables analógicas, que son las variables que tenemos en el día a día como temperatura, presión sanguínea y ritmo cardiaco, a formato digital, lo que permite que una computadora pueda analizar estas señales: «estos convertidores son el enlace entre el mundo real y el mundo de las computadoras y se necesitan para cualquier tipo de sensor: por ejemplo, el micrófono de un teléfono requiere de un convertidor de datos para poder procesar la información».

Cuestionado sobre los retos que ha enfrentado al trabajar en el extranjero, comenta que son dos: «El primer reto al que me enfrenté fue el tema del idioma, no es lo mismo tener una clase de inglés diario que estar las 24 horas hablando inglés de temas diferentes. El segundo reto fue la forma en la cual se trabaja en este centro de investigación porque, si bien se hace investigación en ciencias, como en el INAOE también, la investigación está más enfocada al ámbito industrial. Hay proyectos donde la industria destina los fondos para que los estudiantes de posgrado desarrollen cierto proyecto pero encaminado a alguna aplicación o a resolver un problema de la vida real. Esto es distinto a lo que sucede en México porque desafortunadamente aquí no hay tanta colaboración con la empresa. Yo creo que ese fue un reto, tratar de acoplarme a esto».

Finalmente, manifiesta que estudiar en el INAOE le proporcionó las herramientas necesarias para dar el primer paso en la investigación y enfrentarse a la ciencia en otro país. «En mi centro de investigación tenemos vacantes para maestría y doctorado, y se trabaja en un entorno multicultural, por ejemplo, en el Instituto en donde estoy hay 500 personas en total de 52 nacionalidades distintas, tus compañeros son de distintos países, lo que es muy enriquecedor, tanto técnica como culturalmente hablando. Es un centro de investigación muy importante en Europa, con inversiones monetarias muy fuertes y es un buen lugar para mirar al futuro». Para mayores informes sobre proyectos de maestría y doctorado, Gerardo puede ser contactado a través de correo electrónico en gerardo.salgado@tyndall.ie

Dejar respuesta