José Luis Zavala, entrenador que vive el futbol con pasión 

Comunicatedigital.com

Foto: ESPECIAL

Cuenta con una trayectoria de 32 años. 

«El futbol es parte de mi vida, me ha dado mucho», así lo afirmó José Luis Zavala Zavala, entrenador tlaxcalteca que cuenta con más de 30 años de experiencia en el balompié tlaxcalteca, su trabajo lo llevado a ser uno de los estrategas más constantes en torneos regionales y nacionales, por lo que espera seguir con la formación de niños y jóvenes en este deporte.

Conocido en el medio futbolístico como «el güero» Zavala, recuerda que su pasión, entrega y garra en el campo de juego lograron que se consolidara como un referente no solo en lo deportivo, también en lo personal, «yo soy del Estado de México, llegué a Tlaxcala, gracias a la SAOP, actualmente Secretaría de Comunicaciones y Transportes, por verme jugar les motivó a darme trabajo, eso fue gracias al futbol».

Recuerda que desde pequeño jugó futbol, sus padres nunca le prohibieron desarrollarse en este ámbito, «mi padre nunca jugó a mi mamá como que no le interesaba mucho, pero nunca me prohibieron nada, un hermano mayor jugó pero muy poco, tengo otro que siempre estuvo conmigo, me apoyó, me traía la mochila, estuvo conmigo en las canchas de futbol en México, incluso me llevó un visor del equipo de Naucalpan para que me fuera a probar a la segunda división de este equipo, pero yo no quise».

Poco a poco trazó el camino para llegar a su destino, el futbol tlaxcalteca, «en el estado de México jugué en la tercera división profesional y estuve un tiempo ahí, en mi pueblo tenía un equipo en la liga interestatal, es una segunda fuerza muy fuerte en México, jugamos en las reservas especiales de la Federación Mexicana de Futbol siendo campeones».

Sus cualidades como delantero, defensa central o en las posiciones que su técnico le indicara hicieron que llegara a la tierra de Xicohtencatl, «yo tenía como 26 años cuando me detectaron en la SAOP Tlaxcala, me dijeron que viniera a jugar con ellos, los representé en un torneo regional que fue en Chilpancingo, me nombraron capitán, fuimos campeones de ese regional, posteriormente fuimos a un nacional a Morelia, ahí ocupamos el tercer lugar en 1978. En principio me pagaron mis gastos de traslado, después me dieron un contrato de base en la SAOP, gracias a eso, actualmente soy pensionado, jubilado por la SCT».

El futbol le daría a José Luis Zavala un giro importante en su vida, situación que aprovechó para apoyar a futbolistas que realmente lo necesitaban, «tomé las riendas del equipo, llegué a ser Secretario general del Sindicato a los 4 años de llegar a Tlaxcala, todo eso gracias al futbol, motivé mucho a los deportistas, gracias a eso se les dio trabajo a muchos jugadores y los llevaba a jugar a muchos lugares del país, con sindicatos de otros estados, entonces siempre he vivido el futbol, me invitaban a jugar con otros equipos, por ejemplo en San Diego Metepec, me pagaban pero dije que no, yo llegué a SCT y ahí terminé de jugar futbol».

Sentado en el sillón de su hogar José Luis Zavala recuerda con entusiasmo y nostalgia los logros que tuvo como jugador en Tlaxcala, «cuando jugamos la final del torneo de reservas especiales, le ganamos a Apasco Hidalgo, fuimos campeones, eso fue en el Estado de México. En Tlaxcala el tercer lugar de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, jugamos contra jugadores exprofesionales, creo que hicimos una buena representación fue lo que más logré como jugador».

Aunque por su mente no pasó jugar futbol profesional se presentó la oportunidad, «nunca lo valoré, aunque si hubiera ido al equipo Naucalpan, si hubiera llegado, ya que el futbol para mí ha sido lo máximo y tenía cualidades que otros no tenían, las ganas, el amor al deporte, sí me hubiera dado la oportunidad de llegar».

Comienza el camino como entrenador

Aunque es aficionado al Club América de Primera División, decidió llamar a su club, Pumas (por ser una institución de formación), el equipo felino ha participado en diferentes torneos regionales y nacionales, «nunca he cambiado mi club desde hace 32 años estoy con él, siempre ha sido así, terminamos con un ciclo de una categoría, luego otro y así, hemos seguido con este equipo. Hemos estado en los procesos nacionales, regionales. Siempre representamos al municipio de Tlaxcala, pero en torneo nacionales como los Juegos Populares lo hacemos como Tlaxcala, cuando ganamos la Copa Telmex y fuimos a la etapa  nacional lo hicimos como Instituto del Deporte de Tlaxcala (IDET)».

En estos 32 años como entrenador ha probado las mieles de la victoria, pero también de las derrotas, de las que ha aprendido, «no recuerdo cuántos títulos hemos ganado como Pumas, nunca cobramos en la escuela, hay jugadores que son buenos pero no tienen el poder económico para ir a una escuela de futbol, ya que tienen que pagar mensualidades, siempre hemos tenido buenos jugadores, cada año en los torneos que participamos, ganábamos en las diferentes categorías, no tengo la cuenta pero hemos ganamos unos 50 nacionales, puede ser».

A su mando han pasado un sinfín de generaciones que ha visto triunfar como personas, ya que el deporte les brinda esa oportunidad, «he dirigido a muchos jóvenes, visto muchas generaciones, niños, jóvenes, incluso que fueron mis jugadores de niños, ya me traen a sus hijos a sus nietos, son muchos, jugadores de todo el estado», afirma el estratega.

El también admirador de los entrenadores Ignacio Trelles y de Pep Guardiola, afirmó que con base a su experiencia, es necesario fortalecer un programa integral de futbol con la finalidad detectar jóvenes con proyección al profesionalismo.

«Entonces hacer una tercera división en Tlaxcala con poder económico con patrocinadores, que apoyen y hacer visorias, desgraciadamente algunos de los jugadores son muy buenos pero no tienen el poder económico para ir a entrenar y regresar a sus municipios, hace falta una casa club que los absorba y los mandes a un escuela, les pagues sus gastos».

Su mayor satisfacción ver a jugadores triunfar

El entrenador afirma que su mayor satisfacción es observar que los jugadores que pasaron por su equipos en las diferentes categorías se desempeñan en conjuntos de la región, incluso a nivel nacional, «me da gusto verlos jugar, no he podido ver al equipo profesional de futbol rápido (que recientemente participó en Chihuahua), veo que juegan y verlos ahí es un gran logro para mí, hacer amistad con muchas familias, que te saluden, eso es mi fin, no hay otro».

Aunque el club que participa en la Liga Tlaxcala ha tenido resultados satisfactorios, aún falta ese pequeño paso para coronar el esfuerzo hecho en los últimos años, «he ganado dos terceros lugares, aquí en Pumas no se les cobra pero tampoco se les paga, entonces hay muchos equipos que compensan cuando llegan a las finales, entonces es cuando se nos dificulta».

El estratega tiene temas pendientes en su carrera deportiva, por lo que espera cumplir muy pronto esa meta, «como entrenador era ingresar a un jugador a primera división se logró pero falta otro, ser campeón en evento nacional, aunque ya se hizo en futbol rápido, pero me gustaría en una Copa Telmex, un Nacional Benito Juárez, un Scotiabank, eso sería culminar con algo que se ha hecho en muchos años, pero si se da bien si no, no hay ningún problema».

Sabe que el camino no será fácil para lograr esos campeonatos; tendrá que remar contra corriente debido al crecimiento en la oferta de equipos en las ligas y campeonatos regionales, «no es que me los roben, los invitan, se emocionan porque salen y se van, por ejemplo, tenía esa ilusión de ganar los Juegos Populares, con el mismo equipo pero un equipo de cuarta división se llevó a siete jugadores, es ahí donde no culminamos, no tengo esa suerte de tener un respaldo así».

Siguen sus pasos

De una familia que gusta por el futbol, recuerda con nostalgia los momentos que disfrutó como entrenador al ver sus hijos en este deporte, «mi hija solo jugó en el equipo en sus primeros años, mis dos hijos, tal vez uno hubiera llegado al profesional tuvo pruebas en un equipo de segunda división, no sé qué pasó después, actualmente ya se dedican a su trabajo».

El proceso de formación de niños y jóvenes talentos se mantiene, la situación actual por la pandemia le obligó a tomar un receso, «yo no sé cuántos años me queden de formar equipos y llevarlos al nacional, no sé qué tiempo, cada vez se me pone más difícil, vuelo a repetir se van a las terceras, cuartas divisiones, entonces me cuesta formar buenos equipos como anteriormente, espero que mi hijo trabaje bien con los chicos y vuela a resurgir, claro estaría apoyándolo siempre en todo».

La dinastía Zavala se mantiene con Juan José  Zavala Torres, actualmente entrena a niños y jóvenes que siguen el legado de Pumas, «el hijo más chico es profesor, fundó una escuelita antes de la pandemia, participaba en la Liga Amigos, yo espero que siga con el trabajo».

El entrenador con amplia experiencia hizo un llamado a los jóvenes que desean ingresar al futbol o que ya lo practican, «hagan deporte el que ustedes quieran, si les gusta el balompié que lo hagan con disciplina y como algo que nos haga falta, tal vez como profesionales porque implica muchas cosas, si se les va a dar se va a dar, entonces que lo hagan con responsabilidad, ya que las cosas llegaran en su momento».

A sus 68 años de edad, y una vez que las condiciones lo permitan, José Luis «el güero» Zavala regresará, con su club integrado por 30 jóvenes antes de la pandemia, a las canchas de futbol para seguir con ese entusiasmo, pasión, entrega y dedicación que lo ha caracterizado en 32 años de trabajo en el balompié estatal, porque tiene todavía una meta que cumplir en este juego llamado vida.

Dejar respuesta