IBERO Puebla se suma a los Diálogos por una Ciudad Incluyente

0
40

Comunicatedigital.com

Foto: ESPECIAL

Académicos presentan parte de sus investigaciones que contribuyan al desarrollo de políticas públicas para la integración del Plan Municipal de Desarrollo.

Urge, en Puebla, contar con un proyecto sólido de movilidad: Dr. Carlos Valverde.

La Universidad Iberoamericana Puebla a través de la Dirección General del Medio Universitario, llevó a cabo Diálogos por una ciudad incluyente, espacio organizado por el Ayuntamiento de Puebla y el Instituto Municipal de Planeación (IMPLAN). En esta ocasión, el tema abordado fue desde las personas en la construcción de una nueva agenda política.

Durante este espacio de reflexión y análisis sobre los problemas que actualmente presenta la capital, el Dr. Francisco Valverde Díaz de León, director general del Medio Universitario de la IBERO Puebla, señaló que para transformar la realidad de las personas es necesario tener un diálogo continuo con éstas, de lo contrario, continuarán sumergidos en la exclusión, pobreza y desigualdad.

Bajo este contexto, el especialista en urbanismo comentó que hoy en día existe un vaciamiento del centro lo que ocasiona que se densifique la periferia, así como un proceso de especulación de suelo rural para su reconversión en uso urbano. Lo que ha provocado que dotar de servicios a esas colonias resulte oneroso.

“Sabemos que existen 661 asentamientos irregulares que no tienen acceso a servicios públicos, por ende, la calidad de vida es nula. Estas colonias empobrecidas ya sabemos dónde se localizan, nos falta como sociedad, generar los cómo poder contribuir a mejorar su vida” destacó el Director General del Medio Universitario.

Por lo anterior, el Dr. Francisco Valverde destacó que los servicios públicos son casi para toda la ciudad. “Hay que trabajar con los asentamientos no reconocidos que carecen de ellos, pues de una población de aproximadamente 732 mil, únicamente reciben 330 mil personas estos servicios”.

En lo relacionado al rubro de equipamiento (educación, salud y trabajo) comentó que existe un desafío que ningún gobierno en sus tres niveles ha atendido, el cual consiste en dirigir la inversión pública en materia educativa, pues la mayoría de la población es joven. “La educación y salud están ubicados en corredores centrales, pero cómo mover a las personas cuando estos han sido desplazados a la periferia”.

Con respecto a esto, el Dr. Valverde Díaz de León expresó que gran parte de la población padece diabetes mellitus, y esto es parte de la carencia de agua potable y el fácil acceso a bebidas azucaradas (refrescos). “A esto sumamos el cáncer y las enfermedades del corazón, las cuales muchas veces son producto de una dienta desequilibrada”.

En empleo, Puebla presenta una gran cantidad de jóvenes que no cuentan con trabajo y que difícilmente son capacitados, por ello, el Director General del Medio Universitario de la IBERO Puebla señaló la importancia de saber cómo impulsar a los jóvenes para incorporarlos y prepararlos para el mercado laboral.

Otro tema pendiente, en la agenda, son los discapacitados quienes cada año aumentan. “Algunas acciones que se pueden tomar en cuenta es la medida 8-80, es decir, crear una ciudad que sea habitable tanto para un niño de 8 años como para persona de 80” puntualizó el Dr. Francisco Valverde.

En materia de población indígena, recalcó que existen más de 100 mil personas, de las cuales, más de 9 mil son analfabetas, por ello se debe contar con una educación bilingüe para que los pobladores y el país, no pierdan su lengua materna.

Finalmente, señaló que las líneas estratégicas que el plan municipal de desarrollo tiene en este momento, deben de estar enfocadas a mejorar las condiciones de vida de la población, es decir, desarrollar y llevar a cabo acciones que permitan acercar a quienes por años han sido relegados y olvidados, ellos también forman parte de esta sociedad.

Por su parte, la Dra. Emma Morales García de Alba, coordinadora de la Maestría en Hábitat y Equidad Socio Territorial, habló del caso de Valle de Paraíso. Espacio en donde la Universidad ha tenido incidencia, y ha obtenido resultados tales como la inexistencia de dotación de agua potable y la falta de vialidades pavimentadas en los espacios aledaños a las colonias principales.

La Mtra. Claudia Rodríguez Hernández, coordinadora de la Maestría en Nutrición Clínica y responsable de la Clínica de Nutrición, habló del trabajo realizado en Valle de Paraíso y el estado de nutrición de los niños, el cual sólo el 51.18% tienen una alimentación normal, de los cuales, más del 49% presentan sobre peso, 8% más que la media nacional.

“Lo que este estudio arroja es que los niños a partir de tercero de primaria son los que tienden a incrementar su peso. Si bien, la SEP abrió espacios para el desarrollo de alimentos balanceados, ésta no brindó la capacitación para operarlos y por ende el comedor comunitario tuvo que cerrarse”, resaltó la Responsable de la Clínica de Nutrición de la IBERO Puebla.

El coordinador del Centro Comunitario Casa IBERO Segundo Montes, SJ, Dr. José Cervantes Sánchez centró su participación en tres ideas sobre el bienestar en Valle del Paraíso: la primera es la conexión que ha tenido con el resto de la Ciudad, esto la hace compleja; “hasta hace dos años se pudo regularizar, al no estarlo hizo que hasta apenas comenzaran a llegar los servicios”.

La segunda línea estuvo relacionada con la vida cotidiana se vive desde la exclusión. “El Sistema Ruta no es una verdadera comunicación, pasa cada 20 min y para llegar a ella deben caminar por lodazales. “Si te enfermas no hay a donde ir, no hay escuelas, solo existen kinder y primaria. Bañarte no es común porque no hay agua, o sólo cae dos veces por semana y no tienen métodos de recolección”, afirmó.

Como tercer punto, señaló el papel y la importancia que tienen los espacios públicos en las colonias, pues las personas ser organizan para realizar actividades que los identifican como comunidad.

La Dra. Teresa Brito Miranda, académica en el Departamento de Humanidades; y la profesora Dra. Verónica Rosas, hablaron sobre la educación formal y no formal. Resaltando que la baja escolaridad de los padres o tutores, las largas horas laborales de los mismo y los bajos salarios de éstos, así como un alto índice de embarazos en adolescentes y un machismo exacerbado en donde los niños pueden estudiar y las niñas no, y la creciente inseguridad, son factores que dañan el modelo de educación en Valle del Paraíso.

Finalmente, la Dra. Galilea Cariño Cepeda, directora del Instituto de Derechos Humanos Ignacio Ellacuría, SJ (IDHIE), destacó que el trabajo que se realiza desde el IDHIE es un esfuerzo conjunto con la sociedad civil para revisar el respeto a sus Derechos Humanos.

Asimismo, señaló la posibilidad de hacer visible la violación de las garantías y las prácticas que animen a una equidad. “No existe transversalidad en los programas, no hay información abierta para conocer la frecuencia de los actos y eso contribuye a que las políticas públicas sean sesgadas” puntualizó la Directora del IDHIE.

Cabe señalar que Diálogos para una ciudad incluyente contó con la presencia de Gerardo Ríos Bermúdez, coordinador general del IMPLAN; Jorge Abascal Jiménez, director de Programas Sociales de la Secretaría de Desarrollo Social; y Adriana Vasseur Sánchez, directora de Vinculación Interinstitucional del IMPLAN.

Dejar respuesta