Eventos astronómicos del mes de mayo 2023

Comunicatedigital.com

Foto: ESPECIAL

El mes de mayo nos brindará la oportunidad de conocer algunos logros de la Agencia Espacial Europea (ESA).  Asimismo, tendremos la oportunidad de maravillarnos con una lluvia de meteoros moderada, las Acuáridas, así como con algunos de los objetos Messier más interesantes como lo son M4, M5 y M13. Además, tendremos la oportunidad de apreciar una notable conjunción entre el planeta Marte y la Luna. Claro está que no pueden faltar las efemérides de las fases de la Luna.

La ESA

- Publicidad inline-

La Agencia Espacial Europea (ESA) es una organización internacional, de estados europeos, dedicada a la exploración espacial, con 22 países miembros.​ Fue constituida el 31 de mayo de 1975.​ Esta importante agencia ha sido vital para que, junto con su contraparte norteamericana, la NASA, sumen esfuerzos para darnos una nueva visión del cosmos. Entre sus proyectos más transcendentales se tiene:

Telescopio Espacial Hubble en colaboración con la NASA, lanzado en 1990.

SOHO en colaboración con la NASA, lanzada en 1995.

Mars Express lanzada en 2003.

Gaia observatorio espacial, lanzado en diciembre de 2013

Telescopio Espacial James Webb en colaboración con la NASA, lanzado en diciembre de 2021.

AIDA (Asteroid Impact and Deflection Assessment) integrada por dos sondas, DART y AIM, que impactó y que estudiará los efectos cinéticos de la colisión, respectivamente.

Podemos mencionar algunas de sus misiones finalizadas como Rosetta, Venus Express, Cassini-Huygens, LISA Pathfinder (colaboración con la NASA) y el Vehículo de transferencia automatizado.

Lluvias de mayo, las Acuáridas.

Se conoce como meteoro a la entrada, a gran velocidad, de un meteoroide en la atmósfera terrestre.  Al interactuar con las partículas de la atmósfera produce un brillo que hace observable el fenómeno, razón por la cual, a estos destellos de luz, algunas veces se les llama estrellas fugaces o lluvia de estrellas.

La lluvia de meteoros η-Acuáridas tendrá actividad entre del 19 de abril al 28 de mayo, con su máximo el 6 de mayo. La tasa máxima observable será de 40 meteoros por hora. El radiante se encuentra en dirección de la constelación de Acuario, hacia la parte este de la esfera celeste. Se ha determinado que el objeto propulsor de esta lluvia es el cometa 1P/Halley. La lluvia será observable en la madrugada del 6 de mayo, aunque la luz de la Luna provocará cierta interferencia significativa.

Una verdadera reliquia galáctica

El cúmulo globular M5, NGC 5904 o Cúmulo Rosa, en la constelación de la Serpiente, es uno de los favoritos de los astrónomos aficionados, debido a su fácil búsqueda y observación.  Observado por primera ocasión en 1702 por los esposos Gotffried Kirch y Maria Margareth Winkelmann-Kirch, Messier lo redescubrió y catalogó en 1764, describiéndolo como un objeto nebular. Con 100,000 estrellas en una región con un diámetro de 130 años luz, localizado a 24,500 años luz de nosotros, se convierte en uno de los más grandes, mientras que su edad estimada 

de 13,000 millones de años, lo que lo hace uno de los objetos más antiguos de nuestra galaxia. En las mejores condiciones de observación, puede verse a simple vista, mientras que con binoculares es posible distinguirlo como una pequeña mancha brumosa. Un telescopio pequeño nos permitirá apreciar más detalles, como una nube central brillante, y con un telescopio mayor a 10 cm de apertura, se pueden resolver aún más detalles, como anillos brillantes concéntricos y algunas estrellas.

Un cúmulo mitológico

Seguramente el nombre de Hércules, el héroe mitológico, le es familiar. Heracles (Hércules) nacido en la ciudad griega de Tebas, fue hijo de  Zeus y de Alcmena, una mortal, lo que lo hacía un semidios. Esto provocó el enojo de la diosa Hera, la legítima esposa de Zeus, quien siempre buscó eliminar a Hércules. Una de las leyendas más populares entorno a Hércules es la de «los doce trabajos», impuestos como castigo por haber sacrificado a sus hijos, sobrinos y esposa bajo la influencia de la ira, provocada por la diosa Hera. Finalmente, acabó con su existencia al ponerse la capa del centauro Neso, que le habían obsequiado, y que al ponérsela comenzó a arder y le envolvió en llamas. Zeus se conmovió y decidió inmortalizarlo entre las estrellas, dándole su nombre a una constelación.

En la constelación de Hércules encontramos un cúmulo globular, el Gran Cúmulo de Hércules, técnicamente conocido como M13 o NGC 6205. Fue descubierto por Edmond Halley en 1714 y catalogado por Pierre Messier en 1764. Se considera que M13 se ubica a 25,100 años luz de nosotros, tiene un diámetro calculado en 145 años luz y contiene del orden de 100,000 estrellas. Con su magnitud aparente de 5.8, M13 es fácilmente visible con binoculares y pequeños telescopios. En 1974, fue seleccionado para enviar una señal con el, hoy extinto, radiotelescopio de Arecibo, en busca de civilizaciones extraterrestres.

¿Un Cangrejo en un Escorpión?

En la constelación del Escorpión localizamos una estrella supergigante roja llamada Antares y muy cerca de ella podemos ubicar al cúmulo globular M4 o Cúmulo del Cangrejo, es uno de los más cercanos, situado únicamente a 7,500 años luz de nosotros. Fue descubierto por De Chéseaux entre 1745-46, pero fue hasta 1764 cuando Messier lo integró a su famoso catalogó, con el número 4, siendo M4 el primer cúmulo en resolverse como un «cúmulo de muy pequeñas estrellas». Finalmente, en 1784, William Herschel pudo resolver éste y todos los cúmulos globulares de Messier con sus grandes telescopios. Éste es uno de los cúmulos más observados.  En 1995, gracias al Telescopio Espacial Hubble, se descubrieron algunas estrellas enanas blancas, casi tan viejas como nuestra galaxia, además se encontró un planeta superjoviano orbitando una de estas estrellas. Seguramente aún habrá miles de objetos y conocimientos que guarda este antiguo cúmulo de casi 13,000 millones de años.

Este cúmulo es lo suficientemente brillante, tiene una magnitud aparente de 5.6, y un tamaño angular de 36 minutos de arco (casi igual que la Luna, que tiene 30 minutos de arco), para su observación, ya sea a simple vista (en lugares libres de contaminación lumínica), o bien cerca de ciudades, con unos binoculares o telescopios pequeños. Se localiza en dirección de la constelación del Escorpión, hacia el sureste de la esfera celeste.

Imágenes dignas de una postal

El 23 y el 24 de mayo la Luna tendrá conjunciones con los planetas Venus y Marte. La Luna estará primero, el día 23, en conjunción con Venus, con una distancia de sólo 2° 12´ entre ellos, y el 24 ocurrirá la conjunción de Luna y Marte, es decir, ambos objetos comparten una de sus coordenadas, la Ascensión Recta, cuando la Luna pase a 3° 45´ al norte de Marte. Cabe mencionar que en el momento de ambas conjunciones los objetos estarán por debajo del horizonte, pero los atardeceres del 23 y 24 de mayo nos brindarán la oportunidad de observar imágenes de la Luna visitando a Venus en la constelación de Géminis y de la Luna visitando a Marte en la constelación de Cáncer, respectivamente.

- Publicidad -

Dejar respuesta