Columna: Un Nuevo Comienzo… Experiencias y Resultados de Reactivación Productiva Regional

Comunicatedigital.com

Foto: ESPECIAL

Experiencias y Resultados de Reactivación Productiva Regional.

En Tepexco, Puebla, Fortino Alvarado Miranda obtuvo 25 toneladas de forraje seco por hectárea en una pradera de Pasto Mavuno bajo condiciones de temporal, entre junio y septiembre de 2020, año del COVID, lo suficiente para alimentar 5 vacas durante todo el año. Por su parte, en Ahuehuetitla, Puebla, en condiciones semejantes, Leonel Clemente Sánchez obtuvo 15 toneladas por hectárea, entre julio y noviembre del mismo año.

La falta de alimentos es el principal problema de la ganadería en esta región de las Mixtecas derivado de siglos de pastoreo en áreas naturales, generalmente cerrilles, que ha originado un fuerte deterioro de la vegetación, erosión del suelo y pérdida de la capacidad de retención de agua, han desaparecido los manantiales y la fauna silvestre.

Lo anterior ha acentuado los niveles de pobreza y migración ante la falta de opciones productivas como la agricultura de subsistencia, ganadería extensiva, elaboración de artesanías y explotación de algunos minerales no metálicos.

La siembra de praderas, que este año alcanzó las 270 has en el sur del estado de Puebla, se considera una buena opción para la reactivación productiva pecuaria por la gran adaptación de las especies forrajeras a la sequía y su mayor valor alimenticio comparado con lo ofrecido al ganado, generalmente basado en residuos agrícolas.

Las praderas como las de Pasto Mavuno tienen ciclos más cortos de maduración en relación con los cultivos tradicionales, son cosechas más seguras, se adaptan a suelos pobres y marginales, son perennes y sus niveles nutricionales permiten mayores ganancias de peso, más crías y producción de leche en mayor cantidad durante periodos más largos. Su siembra protege al suelo contra la erosión, ayuda a recargar los acuíferos, ofrece refugio y alimentación para la fauna.

La alimentación del ganado y su mejor manejo es solo una parte del proceso productivo que aún no se ha resuelto. Otro aspecto importante es la calidad genética de los animales que actualmente es baja. Consecuentemente, la productividad es reducida y los avances son lentos debido a la ausencia de políticas públicas nacionales y estatales para apoyar a la ganadería.

Se requieren apoyos para promover la organización productiva y servicios técnicos. Hacen falta apoyos para praderas, resiembra de pastizales, abasto de agua, fortalecer la sanidad y mejorar la genética de los hatos y rebaños. Se necesita infraestructura de manejo en las unidades ganaderas e infraestructura de procesamiento de productos lácteos, pieles y cárnicos.

Es deseable un esquema en donde la adquisición de insumos y los servicios técnicos sean colectivos, el cuidado de los animales sea individual y la comercialización de productos se haga en conjunto para integrar los volúmenes que demanda el mercado.  Para todo esto, el financiamiento es indispensable.

Lo más destacado de los apoyos oficiales a la ganadería siempre ha sido la entrega de sementales o hembras para reproducción con avances e impactos modestos en la productividad. A los gobiernos no les alcanza el presupuesto para atender al sector pecuario porque otros sectores son más demandantes, como los cultivos básicos para la alimentación de la población.

Por lo anterior, en este año 2020 que terminó, diversas organizaciones ganaderas de Puebla iniciaron un importante proceso de tecnificación productiva: alimentación a través de la adopción de praderas, manejo del ganado y procesos reproductivos como inseminación artificial y el trasplante de embriones.

Así, con resultados que hablan, en la Mixteca Poblana juntos hemos sembrado 270 hectáreas de praderas; logramos la inseminación de 120 vacas con toros de la raza Gyr lechera, Umbuzeiro y Metralleta provenientes de la Finca El Rosario, en Chiapas. También está en proceso la inseminación de ovejas y cabras, con 180 dosis de semen de ovinos Katahdin y Pelibuey aportado por Genética Rancho Los Monjes y 50 dosis de Caprinos Boer de Genética Santa Julia, ambas empresas del Estado de Puebla.

La adopción del trasplante de embriones es una práctica en marcha con el apoyo de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y la Secretaria de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Rural (SAGADEGRO) del Estado de Guerrero. Valoramos la aportación del Doctor Salvador Romo García por la donación de los primeros 10 embriones en la historia de la Mixteca Poblana. Con mejores alimentos para el ganado y hembras de mayor potencial productivo se fortalece la productividad.

Bienvenidos los precios de garantía y las compras estatales de productos agropecuarios, pero lo que en realidad necesitamos es una política pública que apoye en forma integral las cadenas productivas pecuarias para revertir la importación de leche y carne, mejorar el consumo interno, revertir el deterioro ecológico y aumentar la productividad que mejore los ingresos de los productores mexicanos.

Aunque con un pequeño esfuerzo, estamos haciendo nuestra parte y en este 2021 seguiremos apoyando el #DesarrollodePuebla y México.

Director Centro de Innovaciones Agroalimentarias y Tecnológicas (CIAT) Puebla.

*Ex Candidato a Gobernador de Puebla

*Ex Director de la Comisión Nacional del Agua en Puebla.

*Ex–Rector de la Universidad Autónoma Chapingo

www.jimenezmerino.mx

Tw: https://twitter.com/@jimenezmerinomx

Fb: Alberto Jimenez Merino

Instagram: ajimenezmerino

http://www.ciatmexico.org

 

Dejar respuesta