Trabajo conjunto y solidario, crucial para la reconstrucción tras el sismo: IBERO Puebla

0
37

Comunicatedigital.com

Foto: ESPECIAL

Reconstruir no sólo significa aportar ni solidarizarse. Para la Universidad Iberoamericana Puebla, este trabajo es sinónimo de empatía, de encontrarse en el otro, de ser uno solo sin importar estatus social, religión o afiliación política, se trata de ser simplemente seres humanos.

Bajo esta línea, y tras los daños que el sismo del pasado 19 de septiembre dejó en diversas comunidades de la Mixteca poblana, la Universidad Iberoamericana Puebla ha emprendido un Plan Integral de Apoyo con el objetivo de generar un trabajo integral, coordinado y efectivo, para apoyar los esfuerzos de reconstrucción, social y material, en los municipios más afectados.

Publicidad

“Son muchos los actores que en estos momentos dedican sus esfuerzos para coordinar, más o menos ordenada, las labores de reconocimiento y evaluación de daños de las localidades siniestradas. Esta labor por su naturaleza, consumirá abundantes recursos humanos, financieros, pero sobre todo de tiempo para trabajar de manera constante”, señaló el Mtro. Enrique Ramales Montes, coordinador del Área Mayor y Menor de Arquitectura.

Desde el claustro de esta especialidad, se reforzó la idea de dirigir toda la inteligencia universitaria en la reconstrucción de viviendas y en un segundo momento la de su equipamiento. “De ahí que la IBERO Puebla desarrolló acciones multidisciplinarias a través de brigadas de alumnos y voluntarios de la Comunidad Universitaria para alcanzar esta meta”, comentó la Mtra. Aurora Berlanga Álvarez, directora del Departamento de Arte, Diseño y Arquitectura (DADA).

Este Plan Integral consta de cuatro actividades prioritarias: contacto con las familias para la formulación y registro de necesidades, proyecto de vivienda y equipamiento temporal o definitivo con esquemas de diseño participativo, supervisión geométrica de la ejecución de los proyectos generados y diseño de mobiliarios para vivienda.

Para efectos de este Plan, la IBERO Puebla a través del claustro de Arquitectura tomará en cuenta las bases de datos de las organizaciones TECHO y Aquí nos falta, sobre todo por su confiabilidad y veracidad de la información recabada.

Las comunidades que se atenderán como parte de este proyecto son San Francisco Xochiteopan, La Trinidad Tepango y San Juan Pilcaya. Por ser las zonas con mayor necesidad de vivienda y equipamiento, aquí las acciones a realizar serán compatibles con las dinámicas académicas actuales y con las condiciones aceptables de seguridad para los alumnos.

En San Francisco Xochiteopan, la brigada de alumnos y voluntarios que trabajarán de la mano del Arq. José Luis Sanuy Lostes, generarán un catálogo de vivienda realizado con dinámicas de diseño participativo, es decir, se construirán de acuerdo a las necesidades de las familias damnificadas.

“Este tipo de trabajo cumple un doble propósito, por un lado permitirá a los alumnos aplicar los conocimientos ya obtenidos y por otro generaremos beneficios permanentes con el desarrollo independiente de dichas edificaciones”, argumentó el Mtro. Enrique Ramales.

Durante esta sesión plenaria con alumnos y cuerpos académicos de la Licenciatura, también se explicó que en el caso de San Juan Pilcaya, se trabajará en el proyecto de vivienda temporal habitable, el cual tiene como objetivo dotar de refugios de mediano plazo con vida útil de un año, a las personas que perdieron su casa.

Este trabajo se realizará en conjunto con Grupo Puebla Bambú, la participación de 38 alumnos de la materia Proyectos Arquitectónicos VI y con la asesoría del Lic. Luis Camacho Luyando, coordinador de Gestión de Proyectos del Instituto de Diseño e Innovación Tecnológica (IDIT).

“Este proyecto consta de tres etapas, en la primera se construirán 40 espacios, durante este fin de semana se montarán los primeros 20 y el resto en los próximos 15 días. El segundo momento buscará construir de 100 a 200 habitaciones. Finalmente la tercera fase generará prototipos de vivienda con bambú en combinación con otros materiales compatibles”, expresó el especialista en Ciencias del Diseño Industrial.

Por último, el Mtro. Enrique Ramales comentó que para La Trinidad Tepango se realizará una capilla provisional, la cual fue iniciativa de los Maestros Marcial Márquez y José Ramón Pérez Ocejo, siendo este último, líder del proyecto. La cual se hará con la donación de materiales por parte de la mueblera Itika.

“De los tres proyectos, éste es el de escala más modesta pero su impacto no es menor para la comunidad, además de que representa una oportunidad importante de aprendizaje para los alumnos de la asignatura de Proyectos Arquitectónicos V y los voluntarios que decidan sumarse”, subrayó el Mtro. Ramales Montes.

Asimismo, en la construcción de la Capilla de La Trinidad Tepango se contará con el trabajo y conocimientos del Mtro. Robert Knochenhauer, especialista en Arquitectura Efímera con tenso estructuras (velarias) y el Mtro. Eduardo Huerta Peña, quien forma parte de una asociación que tiene el interés de donar material que podría utilizarse para esta acción.

Cabe destacar, que desde la Licenciatura en Arquitectura de la IBERO Puebla se está trabajando en el diseño de un curso de capacitación en el manejo de los sistemas constructivos identificados en las zonas en que se incidirá. Esto con profesores especializados o con experiencia en la construcción y estructuras con estos sistemas.

“La intención de estos cursos es brindar a los alumnos los elementos necesarios para el diseño  mejorado de vivienda para las personas damnificadas, posteriormente se dotará de criterios seguros de construcción a la población para que edifiquen sus casas con las herramientas y conocimientos que ya posee”, señaló la Directora del DADA.

Para la IBERO Puebla este Plan Integral de Apoyo a la Reconstrucción, representa la oportunidad de acumular experiencia y conocimiento que dé como fruto la implementación de un protocolo de actuación institucional que permita estar preparados para dar respuestas rápidas y eficientes en caso de emergencia.

 

Dejar respuesta