Tierra de Sal… Un poco de Mujeres y Jóvenes

0
72

Comunicatedigital.com / Mayra Sánchez García 

El tema que hoy abordaré, gira en torno a dos temas que se han vuelto el enfoque para el fortalecimiento de cualquier partido y/o agrupación política nacional, estatal y municipal.

Si lo único que debemos hacer es analizar las estadísticas, donde refieren que en el 2017, según los datos de la CIA y las Naciones Unidas, en el mundo hay actualmente un 50,4 % de hombres y un 49,6 % mujeres.

Si la población mundial para este año 2017 ronda los 7350 millones de personas ,3700 millones de hombres son los que habitan el plantea y 3650 millones de mujeres. Es decir, existen 50 millones más de hombres (según la ONU y People and Society).

Para el 2015, México refleja que existimos 61 millones de mujeres contra 58 millones de hombres, es decir, existen 94 hombres por cada 100 mujeres. En Puebla de un total aproximado de 6,168,883 habitantes 2,943,677 son varones y 3,225,206 son mujeres.

Imagínate lector, la enorme población que tiene México y específicamente Puebla. Pero, si bien es cierto que la serie de políticas públicas y estrategia de marketing político debe estar relacionado con el target group que queremos impactar, pues, ¿qué pensarías si segmentamos más nuestro estudio?

Si te comento que los datos del gobierno federal para 2016, posicionan al sector de jóvenes con el dato de 37, 504, 392 jóvenes de 12 a 29 años de edad.

Los jóvenes representan el 31.4% de la población total de México.

La distribución entre hombres y mujeres jóvenes es muy similar, 49.4% en hombres y 50.6% en mujeres.

Pues, con éstas estadísticas y con expertos en estrategias de estos millennials, se puede captar la atención de este sector que a nivel mundial está a la baja, pero en México y, muy en especial en Puebla se vuelve un grupo social, que pocos han podido impactar.

Ahora bien, tenemos ya dos grupos sociales donde todas las estrategias de marketing deberían lograr un fuerte impacto: MUJERES y JÓVENES.

Si segmento un poco más el target group, debo partir de una lectura muy atenta sobre las características psicosociales, económicas y culturales que rodean a ambos grupos.

Primero, los millennials los entendemos como la generación “Y”, que sigue a la generación X. No hay precisión o consenso respecto de las fechas de inicio y fin de esta generación. Algunos refieren que utilizan la referencia de los nacidos en la década de 1980 como referencia.

Las característica de ellos son, “cercanos a la personalidad crítica, demostrando así su preponderancia en la cultura, cuentan con un pensamiento estratégico, además de ser más sociables y contar con una actitud de ubicuidad, el querer estar atentos a varias cosas al mismo tiempo y la tecnología les permite lograrlo. Dan gran importancia a su autonomía y a su libertad. Por su ideología piensan que todos deben tener su propia opinión, que sea escuchada y respetada independientemente de su edad o su experiencia”.

Ahora, si tenemos claro la forma en que construyen y aprehenden al mundo, pues, te debes imaginar, bajo qué discursos debemos orientar todo tipo de acción comunicativa (será tema de otra colaboración). Ellos, se vuelven, el mercado a cautivar de quienes son los hacedores de las estrategias y técnicas de mercadeo.

En el tema de MUJERES, pues el escenario se vuelve similar, si hablamos de las 3 millones de mujeres poblanas, te imaginarás, el intenso análisis de entorno social y, si vamos más allá, las características psicosociales, económicas e ideológicas de este sector de mujeres que debemos ser consideradas pero no en la hechura de las “barbies”, al estilo del marketing norteamericano ¡No por favor!

En México, necesitamos políticas públicas, incluyentes, transformadoras que inviten a la suma y al trabajo por una mejor sociedad.

SÍ, a través de una estrategia de género, que no sea formadora de barbies pero SÍ, de mujeres revolucionarias, donde las ideas, se vuelvan respetuosas, sensibles, congruentes, democráticas e incluyentes.

Las mujeres NO debemos permitir, que exista un falso posicionamiento que NO nos permita fortalecer los lazos de una respetuosa unidad transformadora.

Si eres mujer, sólo dejaré en el tintero “si los varones, tienen la capacidad de sentarse a la mesa, tomar acuerdos, generar compromisos, hacer alianzas, sin ser amigos; entonces, ¿por qué nosotras no?

Es cuánto. Al tiempo.

@mayrusmayrus7

@divandelamujer

 

Dejar respuesta