Sin daños de consideración la escuela Manuel Lardizábal de la capital

0
24

Comunicatedigital.com

Foto:ESPECIAL

Fueron más los destrozos causados por goteras, falta de mantenimiento y afanosos padres que arrancaron partes del inmueble.

Durante la inspección que realizaron autoridades del sector educativo, del Instituto Tlaxcalteca para la Infraestructura Educativa y gobierno estatal con padres de familia y la directora de la escuela, la primaria capitalina Manuel Lardizábal se encuentra en condiciones de albergar a los alumnos que recibirán su instrucción académica en las aulas.

Este martes, padres de familia cerraron la vialidad en el Boulevard Guillermo Valle con sentido al centro de la ciudad para pedir claridad sobre la situación en la que se encontraba el inmueble, y que tras la inspección salieron a relucir presuntos intereses económicos para acceder al Fondo Nacional de Desastres Naturales para beneficios personales.

Desde las ocho de la mañana, poco más de medio centenar de padres de familia, encabezados por el comité de padres e inclusive a beneplácito de la directora de la institución, tomaron la decisión de afectar la vialidad y las clases de sus hijos alegando daños en el inmueble que impedían su habitabilidad.

Ante la inconformidad, en el lugar se apersonaron en la escuela para proceder a una inspección encabezados por el arquitecto Miguel Ángel Montiel, ocho padres de familia entre ellos un bombero y medios de comunicación, mismos que fueron acompañados por el comité de padres, docentes y la directora del plantel.

Durante la inspección, se constataron algunas afectaciones en plafones y muros falsos, en su mayoría a causa de goteras y filtraciones de agua causadas por la falta de mantenimiento, donde además, los paterfamilias contribuyeron a magnificar los destrozos arrancando partes de la estructura con la excusa de asegurarse de que no existieran mayores daños.

De manera insistente, miembros del comité de padres trataron de convencer a los expertos de que existían afectaciones mayores a la estructura, inclusive tratando de convencer a los presentes de riesgos inexistentes: “si jaló esto con fuerza lo arrancó y se cae”, espetó una mujer al tiempo que trataba de arrancar un cristal en un muro divisorio.

Asimismo, pidieron que como parte de las “reparaciones” al plafón que causaron, pidieron se reparen las goteras y signos de descuido ante la ausencia de mantenimiento, pretendiendo magnificar los daños.

Pese a ello, el edificio que hasta hace algunos años albergó a la Unidad de Servicios Educativos no registró daños de consideración en sus columnas, trabes y muros que pudieran en riesgo a la comunidad estudiantil o que impidieran el regreso a clases.

Por otro lado; el trascendido de que el comité de padres y la dirección de la escuela buscaría un beneficio económico a raíz del sismo cobró fuerza cuando durante el recorrido en el inmueble los comentarios evidenciaban su ambición de ser incluidos en el FONDEN por parte del comité de padres: ” Shh..Hágale escándalo con lo de los plafones, para que le entremos a lo del FONDEN”, aseguraban algunos entre murmullos.

Dejar respuesta