Servicio Social de Inserción, proyecto multicultural e interdisciplinar de la IBERO Puebla

0
31

Comunicatedigital.com

Foto: ESPECIA

Ser los mejores para el mundo implica aprender del otro, comprender su realidad y trabajar de la mano para generar comunidad y redes de trabajo solidario.

La IBERO puebla promueve el Servicio Social de inserción para poder crear en sus alumnos una visión de realidades diferentes y a la vez abre las puertas a alumnos de otros países para que descubran vivencias nuevas en México.

La Universidad Iberoamericana de Puebla preocupada por acercar la realidad social a los estudiantes de todas sus licenciaturas, desarrolló el Servicio Social de Inserción. Ejercicio que tiene como objetivo que los alumnos trabajen en comunidades rurales, indígenas, y organizaciones civiles, con las cuales puedan atender las necesidades de grupos vulnerables.

Bajo ésta mirada, la intención del área de Servicio Social de la IBERO Puebla, no solo se centra en sensibilizar a estudiantes nacionales, sino brindar la oportunidad que otorga la red de Universidades Confiadas a la Compañía de Jesús en América Latina (AUSJAL) para que jóvenes del continente se acerquen a trabajar con estas comunidades en México.

Y es con esta premisa, que Carolina Ramón Ríos, alumna de décimo semestre de la Licenciatura de Ciencias Ambientales y Desarrollo Sustentable, formó parte de la comunidad de estudiantes que decidieron dejar de lado el confort y trabajar en el estado de Chiapas, como parte del Colectivo Educación para la Paz y los Derechos Humanos A.C. (CEPAZDH).

A lo largo de su experiencia de campo, la alumna de la IBERO Puebla decidió poner su inteligencia universitaria al servicio de esta organización dedicada a la promoción, organización, planeación y ejecución de acciones en torno a la gestión de agua por cuenca en ejidos y comunidades.

Pero no todo fue brindar conocimientos, durante su estancia en San Cristóbal de las Casas, Chiapas, Ramón Ríos logró reconocer una nueva forma de ver la vida, adquirió nuevas inquietudes por resolver, en donde más allá de los talleres impartidos, aprendió nuevas formas de entender la subsistencia.

Durante esta experiencia de aprendizaje situado, la alumna no solo amplió sus horizontes sobre la realidad de las comunidades vulnerables de México, también tuvo la oportunidad de complementar su aprendizaje interactuando con alumnas provenientes de la Universidad Alberto Hurtado de Santiago de Chile, quienes gracias a la red de instituciones jesuitas pudieron realizar su Servicio Social en nuestro país.

Karen Andrei Vázquez Riquelme, decidió cursar su servicio social en nuestro país debido a la riqueza cultural que tiene y a la vez para poder visualizar otras realidades, de igual forma añadió que durante su estancia descubrió las violaciones sistemáticas a los derechos humanos del que son presa los migrantes en la región fronteriza a entre Guatemala y México.

Otra visitante de la Alberto Hurtado que desarrolló trabajado de campo en México, fue María Jesús Navas quién participó en el Hogar Comunitario Yach’il Antzetic A.C en donde sus conocimientos en Antropología Social le permitieron trabajar con mujeres indígenas rurales, mujeres migrantes a la ciudad y/o mestizas con embarazo no planeado, así como con madres solas en situación de exclusión familiar y social.

Por último Consuelo Constanza Muñoz Pereida quién trabajó en Red de Intercambio y Comercio alternativo Abya Yala (RICAA) en el cual pudo alcanzar un autoconocimiento al poder explorar fortaleza y debilidades y lo más importante adquirir aprendizajes nuevos para la vida a través de la elaboración de materiales para alfabetizar a mujeres Tsotsiles y Tseltales.

Con esta práctica de servicio comunitario, la IBERO Puebla estrecha lazos con Universidades hermanas, como la Alberto Hurtado, permite a sus estudiantes generar proyectos solidarios con las comunidades más desprotegidas del país y abre las puertas para el intercambio de proyectos en pro de la reconstrucción del tejido social.

 

Dejar respuesta