Ofrece Gobierno del Estado servicio de terapias físicas de especialidad a través del DIF

0
156

Comunicatedigital.com

Foto: ESPECIAL

En las Unidades Básicas de Rehabilitación se otorga una amplia gama de tratamientos a personas con discapacidad o con lesiones.

Las personas con discapacidad o que padecen alguna lesión física pueden mejorar notablemente su calidad de vida mediante terapias especializadas. Los tlaxcaltecas pueden acceder a este tipo de servicio en las Unidades Básicas de Rehabilitación (UBR) regionales, que opera el Sistema Estatal para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF).

En estas UBR, ubicadas en los municipios de Calpulalpan, Apetatitlán y Tlaxco, los usuarios encuentran una amplia gama de terapias que incrementan la movilidad muscular y esquelética, reducen el dolor y contribuyen a la mejora del habla y aprendizaje en los infantes.

Agua, electricidad y calor:  algunos de los agentes físicos de las terapias

Las Unidades Básicas de Rehabilitación cuentan con la infraestructura y equipo adecuado para otorgar diversas fisioterapias que emplean agentes físicos como calor, frío, agua y electricidad.

Estos elementos permiten aliviar el dolor, rigidez, inflamación y mejorar cualquier patología del sistema músculo esquelético.

En las UBR se brinda mecanoterapia, que consiste en el tratamiento de lesiones musculares y fracturas con aparatos como caminadoras y barras que fortalecen la movilidad.

También, cuentan con área de hidroterapia donde al paciente se le sumerge en agua para mejorar la circulación, producir alivio muscular y reducir estrés.

Otro de los servicios que otorgan estas unidades es la terapia ocupacional, que ayuda a las personas con discapacidad, o que tienen una prótesis, a que se adapten a su ambiente cotidiano.

Los pacientes de este tipo de tratamiento hacen ejercicios en espacios que simulan las áreas de una casa u oficina.  Con la ayuda de los terapeutas, practican el levantarse o acostarse en la cama, desplazarse en la silla de ruedas, cocinar en una estufa, entre otras actividades que mejoran la inserción a su entorno.

La electroterapia es otro de los servicios con los que cuentan estas unidades y consiste en la aplicación de electricidad en ciertas partes del cuerpo para disminuir dolor y desinflamar músculos.

Para los infantes, recién nacidos y de hasta un año de edad, se cuenta con estimulación temprana que ayuda al adecuado desarrollo físico, intelectual y social.

Mientras, para los niños que presentan problemas de habla o de aprendizaje, se cuenta con terapia basada en actividades lúdicas para corregir estas condiciones.

Además de esta variedad de terapias, en las tres unidades de rehabilitación se otorga atención psicológica, tanto para los pacientes como para sus familiares, ya que un adecuado estado mental y emocional, permite que los tratamientos tengan un mejor resultado.

“Antes no podía caminar por el dolor, pero ahora mi calidad de vida ha mejorado”

Mara inició electroterapia en la UBR de Apetatitlán en mayo del año pasado, luego de someterse a una operación en las plantas de los pies para curar un padecimiento llamado fascitis plantar, que ocurre cuando el tejido que sostiene el arco del pie sufre irritación e inflamación.

“Tenía mucho dolor en las plantas de los pies al caminar; había ocasiones en las que me tenía que quedar de pie en un lugar porque no soportaba dar paso y la calidad de vida que tenía era muy mala; no tenía ganas de salir y estaba muy deprimida. Ahora que siento demasiada mejoría, salgo y me dan ganas de caminar. Las terapias han sido muy profesionales”, compartió Mara.

Después de ocho meses de terapia, Mara ha retomado las actividades físicas que disfruta realizar y se dice contenta, porque luego de tener un padecimiento que le aquejó durante cuatro años, hoy disfruta de una notable mejoría física y emocional.

Cómo acceder a los servicios de las Unidades Básicas de Rehabilitación

En la mayoría de los casos, los pacientes que llegan a las UBR son canalizados de algún otro centro de salud y ya cuentan con un diagnóstico sobre el tipo de terapia que deben recibir; sin embargo, estas unidades también tienen un área de medicina general donde se realizan estudios para determinar qué tratamiento es el adecuado para ellos.

El costo de los servicios es accesible a la mayoría de los presupuestos y se da especial atención a las personas de escasos recursos. En el área de Trabajo Social, se realizan estudios socioeconómicos para analizar las posibilidades de pago de los pacientes y que, de esta forma, los costos no afecten su economía.

 “Mi hija prácticamente no se movía, pero con la terapia mejoró su condición”

Berenice es madre de “Sandra”, una pequeña de 10 años de edad que nació con una enfermedad poco común llamada hidranencefalia, en la que los hemisferios cerebrales están ausentes y son reemplazados por sacos membranosos que contienen líquido.

“Ha mejorado mucho, ella prácticamente no se movía y de momento se estira solita, tiene más movimiento. Estoy muy agradecida con el Gobierno del Estado por el servicio que nos están dando en esta institución”, afirmó Berenice.

Además, recalcó que el servicio es accesible, de calidad y el personal de las Unidades Básicas de Rehabilitación se preocupa de brindar atención con calidez.

“Ver a la gente progresar es lo que me llena para seguir apoyándolos”

Joel Cruz Núñez es licenciado en Terapia Física y Rehabilitación; trabaja en la UBR de Apetatitlán y comparte algunas de sus experiencias en este trabajo.

“Lo más satisfactorio de ser fisioterapeuta es ver a la gente progresar y seguir adelante a pesar de cualquier dificultad económica o familiar, y es lo que me llena para seguir apoyándoles en todo”, detalló.

Yo les recomendaría a las personas -comenta- que no dejen pasar una lesión porque con el tiempo pueden existir secuelas o desarrollar dolor crónico que puede convertirse en una limitante. Y a los familiares de personas con problemas físicos, les recomiendo las traigan a terapia, pues con ello se mejora su condición.

Además de las UBR regionales, 38 DIF municipales cuentan con este tipo de unidades donde se otorgan servicios de prevención, detección y rehabilitación de personas con discapacidad temporal o permanente, así como a personas con discapacidad temporal o permanente, al reintegrarlas a la sociedad y mejorar su calidad de vida.

Para mayor información sobre la ubicación de las UBR o los servicios que se ofrecen, los interesados pueden comunicarse al teléfono 01 (246) 46 5 04 40 extensión 245, o acudir a las oficinas del DIF estatal, ubicadas en calle Morelos, número 4, colonia Centro, en la ciudad de Tlaxcala.

“Un caso que me es especialmente significativo es el de un paciente con traumatismo cráneo encefálico que al principio no mostraba mejoría, venía en camilla pues no podía moverse; sin embargo, con la constancia en su terapia, su avance es notorio. Actualmente está en silla de ruedas, pero en próximas semanas empezará a caminar”, compartió el terapeuta Joel Cruz.

Dejar respuesta