No podía ser menos: Palafox compró y trajo la imprenta a Puebla

0
71

Comunicatedigital.com

Foto: ESPECIAL

No podía ser menos: Palafox compró y trajo la imprenta a Puebla  (1640)

Pedro Ángel Palou Pérez

Quienes seguimos la huella de don Juan de Palafox, más de una vez pensamos que en el ambicioso proyecto cultural para Puebla y su obispado era fundamental contar con el invento revolucionario de Gutenberg, la imprenta. Estamos hablando de 1640, pero hasta el extraordinario libro e investigación del 2014 de la doctora Mariana Garone Gravier, editado por la UNAM y su Instituto de Investigaciones Bibliográficas con el nombre de Historia de la imprenta y la tipografía colonial en Puebla de los Ángeles (1642-1821), coincidía con Francisco Pérez de Salazar y otros historiadores en que Juan Blanco de Alcázar, en 1640, era su introductor. Palafox, quien entró a Puebla el 22 de julio 1640, no es siquiera mencionado.

Hasta hoy, en que el incansable historiador del obispo Palafox, Ricardo Fernández García nos da a conocer que Juan Blanco fue el instrumento, y fue Palafox el que aportó el dinero para su compra en la Ciudad de México y quien ordenó traerla a la Angelópolis.

Al saberlo, envié un mensaje de correo al doctor Fernández García que contestó, cito literalmente: “Querido Pedro: veo que su merced lee hasta debajo de las piedras. No dude el dato”, agregó, saldrá en una Miscelánea poblana y palafoxiana que ha coordinado para la revista Estudios Indianos, (No. 44, en prensa, 2016).

Sigue: “En las cuentas del palacio episcopal de agosto de 1640, voy a extraer de esa miscelánea un artículo”, leemos textualmente:

Iten cincuenta pesos que por libranza de su Excelencia se pagaron a Juan Blanco de Alcázar, impresor de libro para que fuese a la Ciudad de México para traer la imprenta a esta ciudad.

Pregunté si podría citar la noticia y me contestó Fernández Gracia: “Puede utilizar el dato ad libitum”. El doctor Fernández encontró en el Archivo Histórico del Duque del Infantado el tan deseado informe de la imprenta y su autor, Palafox.

Historia de la imprenta y la tipografía colonial en Puebla… es, sin duda, notable libro de la doctora Marina Garone Gravier que hay que leer y releer por el concienzudo trabajo sobre la imprenta y los impresores de Puebla desde 1642 a 1821; 17 casas impresoras son analizadas, es decir desde Pedro Quiñones y luego Diego Gutiérrez, a los hermanos Troncoso pasando por toda la familia De la Rosa. Debo recordar que Pedro, el primero de la larga lista de ese apellido, tuvo el monopolio de editar el Catecismo, del padre Ripalda, jesuita, en que aprendieron español muchos, entre ellos, Benito Juárez García, que también encontró en el pie de imprenta la palabra “Puebla”, que fuera el escenario en el correr de los tiempos de la defensa de la soberanía de México tras momentos estelares: el 5 de Mayo, el Sitio de 1863, y el 2 de Abril de 1867.

No podemos olvidar a Juan Nepomuceno Troncoso editor de La abeja poblana (1820), el primer periódico independiente y liberal de Puebla, en el cual se publicó el Plan de Iguala en marzo de 1821. También de Puebla salió la imprenta portátil del Ejército Trigarante, como año antes se desplazó a Oaxaca (1684) y Guatemala (1686), lo que el doctor Efraín Castro Morales nos demostró oportunamente.

En el trabajo del doctor Ricardo Fernández Gracia en Puebla esperamos se corrobore, como escribió don Salvador Ugarte (1943), que el primer libro publicado no es El seminario de indulgencias y perdones concedidas a los cófrades del Santísimo Sacramento, visitando la iglesia donde está instituida la cofradía, impreso en 1642, sino uno del propio Palafox en una imprenta poblana que la doctora Garone cree que era de Juan Blanco de Alcázar y Quiñones y era del obispo Palafox y Mendoza.

Dejar respuesta