México: país de pobres estudio elaborado por IBERO Puebla y Ciudad de México

0
42

Comunicatedigital.com

Foto: ESPECIAL

Somos un país en donde cerca de 115 millones de personas gana lo mismo que 1.3 millones de mexicanos: Dr. Miguel Reyes Hernández.

Cuando decimos clases media hablamos que en Europa entre el 60 y 65% de la población es clase media, en cambio México con todo y que pertenece al G-20 no alcanza ni la mitad de esa cifra.

El Dr. Miguel Reyes Hernández, académico de la IBERO Ciudad de México en conjunto con el Mtro. Miguel López López, coordinador de la Licenciatura en Economía y Finanzas de la Universidad Iberoamericana Puebla presentaron el estudio México: país de pobres y no de clases medias.

La presentación de la mesa corrió a cargo del Mtro. Juan Luis Hernández Avendaño, director el Departamento de Ciencias Sociales de la IBERO Puebla quien a manera de introducción sentenció que este tipo de investigaciones resultan fundamentales para combatir y atender el deterioro económico y social que vive el país, al cual le urge una transformación.

Por su parte, el Coordinador de Economía y Finanzas de la IBERO Puebla señaló que las tres partes de la presentación están encaminadas a presentar tres momentos: antecedentes, investigación y debate de lo expuesto.

Asimismo, el también integrante del Observatorio de Salarios de la IBERO Puebla manifestó que como un primer momento hay que ubicar que el Banco Mundial define a la gente pobre como aquella que cuenta con menos de dos dólares para vivir, mientras que la clase media es aquella que emplea más de 50 dólares. “Aunque ganar 49 dólares no te hace pertenecer a la clase media”, aseguró López López.

El académico apuntó que la clase media no solo está relacionada con la satisfacción de necesidades básicas sino con la condición social y cultural, esto porque no existe un consenso sobre la llamada clase media, además de que su clasificación es elástica y pueden encontrarse diversos sectores. “El Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI) intentó hacer una definición pero no fue posible”.

Sobre el documento, el Mtro. Miguel López comentó que es un texto de siete apartados en los cuales se platea un enfoque multidimensional con el objetivo de obtener resultados consistentes, a través de un ejercicio metodológico que analiza estadísticas del 2002 al 2014 y en la cual se presenta que la clase media debe estar forzosamente arriba de la línea de bienestar y excluir a las personas que poseen gran riqueza.

Para concluir, apuntó que para el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL) una persona pobre es aquella que se encuentra debajo de la línea de bienestar económica y presenta una carencia social (rezago educativo, seguridad social, seguridad alimentaria, vivienda o materiales de vivienda).

En su intervención el Dr. Reyes Hernández agradeció a la IBERO Puebla, al Instituto de Investigaciones para el Desarrollo con Equidad (EQUIDE) de la IBERO Ciudad de México y a la Konrad Adenauer Studing por el apoyo para la realización del estudio.

De igual manera, el especialista habló sobre los trucos que hace el INEGI para encubrir la pobreza en México, y aseguró que consiste en tomar valores unidimensionales que no demuestran la realidad. “Lo que está en riesgo es la fiabilidad de las estadísticas del país, ya que éstas no cuentan con elementos teóricos para medir la pobreza”.

“Nosotros no podemos conocer bajo qué metodología el INEGI hace sus estudios pues tiene varios tipos, pero más allá de ello mientras la desigualdad crece a nivel nacional, el Instituto de Estadística afirma que el ingreso de los pobres creció un 22% y la riqueza del decil más alto se redujo un 8%” subrayó el Dr. Miguel Reyes.

El Dr. Reyes Hernández aseguró que estando en el mercado laboral y no contar con seguridad social aumenta el riesgo de ingreso a los índices de pobreza, “no es correcto que empresarios (pequeñas empresas) se encuentren debajo de la línea de pobreza monetaria”. De igual manera, señaló que los datos que indican que la carencia de seguridad social disminuyó del 62% al 18% entre 1992 y 2014, son solo un tema propagandístico.

Sobre Puebla, el especialista en Economía aseveró que la entidad presenta peores indicadores respecto al país ya que solo 17.4% corresponde a la clase media, mientras que el 64.5% de la población vive en pobreza, porcentaje muy superior a la media nacional.

Finalmente, el académico de la IBERO Ciudad de México puntualizó que es urgente cambiar la política pública para generar nuevos modelos de redistribución social, puesto que esto favorecerá el crecimiento de las clases medias a través de la repartición de la riqueza –no solo monetaria- sin en el acceso a servicios y derechos sociales que garantice calidad de vida.

Otra de sus propuestas estuvieron a la modificación de la política industrial la cual sea capaz de regular los monopolios y genere incentivos progresivos para las pequeñas empresa, así como una política fiscal en donde paguen más los que más tienen para con ello hacer un gasto distributivo y no asistencialista como lo hace el gobierno actualmente.

En lo que refiere a los comentarios, estos corrieron a cargo del Dr. Miguel Calderón Chelius, coordinador de la Licenciatura en Ciencias Políticas y Administración Pública, manifestó que es un trabajo refrescante ya que demuestra que en los últimos años se ha tratado de vender una imagen de que México es un país de clases medias.

“Este trabajo construye el concepto de la clase media desde otra perspectiva. Nos ubica el punto de partida sobre qué son las clases medias y sus patrones de consumo por medio de un análisis multidimensional”. El politólogo de la IBERO Puebla resaltó que este estudio desmitifica que solo se trata de dinero, todo fenómeno social es multidimensional y eso no lo hemos entendido.

Así, el Dr. Calderón Chelius cerró su participación argumentando que como país tenemos una economía centrada en el ingreso y por ende es la que define los niveles de vida. Sin embargo, la pobreza no se ha movido y las clases medias no han crecido pese a los indicadores, entonces por qué no ha disminuido la pobreza y la desigualdad, “tener televisión de paga no te hace ser menos pobre”, concluyó el especialista.

 

Dejar respuesta