Llama Cárdenas a terminar con opacidad en el gasto gubernamental

0
42

Comunicatedigital.com

Foto: ESPECIAL

En la federación, pero especialmente en los estados, hay un gran margen de discrecionalidad en el gasto de los gobiernos que deviene en corrupción; se está destinando el dinero del erario a obras no prioritarias y urge frenar eso, presionando desde la sociedad y fortaleciendo los contrapesos institucionales, sentenció el Premio Nacional de Economía, Enrique Cárdenas Sánchez, durante la presentación del libro “¿Y dónde quedó la bolita”?, del politólogo Leonardo Núñez.

Actualmente las administraciones públicas primero calculan cuánto dinero recaudarán, forman una gran bolsa y luego deciden en qué gastarán; sin embargo, lo correcto debería ser que primero se diseñaran determinados programas y planes gubernamentales, para posteriormente detallar cuánto se gastará en ellos basado en objetivos y de dónde se obtendrá el dinero, opinó Enrique Cárdenas, quien criticó que desde los gobiernos haya opacidad y discrecionalidad en la forma de gastar.

“No hay un control adecuado del gasto, no se gasta en lo que se debe y se gasta de más”, refirió el ex rector de la UDLA, que también detalló que los informes que elabora la Auditoría Superior de la Federación prácticamente nadie los lee, siendo que en dichos documentos quedan plasmadas diversas irregularidades en el ejercicio del gasto oficial, como las recientemente exhibidas en el reportaje “La Estafa Maestra”, pero que por años han estado ahí y no son detectadas.

Durante la presentación del libro, Cárdenas también criticó la falta de autonomía de la Procuraduría General de la República y las resistencias que desde el Poder Legislativo hay para dotar de verdadera autonomía al nuevo fiscal que sustituirá al procurador. Mientras eso no ocurra, seguirá habiendo impunidad.

Enrique Cárdenas también criticó que algunos legisladores incurran en “moches” o desvío  de dinero en complicidad con diversos actores políticos  y económicos.

Por su parte, el autor de “¿Y dónde quedó la bolita”?, Leonardo Núñez González, fustigó que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público actúe con discrecionalidad al gastar, ante la ausencia de vigilancia ciudadana.

Otro ejemplo de opacidad en el gasto, agregó Núñez, se vive en muchas instituciones de educación superior pública, donde como en muchas otras áreas de los gobiernos, se gasta de más y se gasta mal.  Tanto Cárdenas como Núñez coincidieron en llamar a la sociedad a impulsar la creación de contrapesos institucionales fuertes, para que el poder no avasalle a las personas.

Dejar respuesta