Las entrañas del poder: El país de las maravillas

0
60

Comunicatedigital.com / Olegario Roldan

Según el soquete del comisionado nacional de seguridad en México han disminuido los índices de violencia ¿En qué país vive el Sr.? Hoy precisamente Reynosa vivió un infierno, bloqueos, balaceras y muerte, por ese pequeño casi indetectable detallito, el señor presidente cancelo su visita a dicha región norteña.

Continuando con esta “merma” delincuencial, le recordamos al subnormal de renato, el artero asesinato a las puertas de su casa del diputado con licencia Francisco Rojas, a los dos sacerdotes “acribillados” en una carretera de Guerrero, cinco artesanos jarochos “Destazados” en la misma entidad, hasta el tío o primo del manda mas fue víctima de un ataque donde perdió la vida  y si me sigo termino después de semana santa.

Este desmemoriado, se olvido en tan solo 39 días, del año más violento de las últimas décadas (2017) si sus operativos Titán o tin-tan le marcan un descenso en los índices de violencia, es porque apenas estamos en el mes Febrero.

Y la guinda del pastel, nuevas narcomantas en la capital, pero, aquí es donde la puerca torció el rabo, afirman “El babiecas” Mancera y “Don Torpe” Sales, que no hay purrum en la CDMX, no hay señales operativas de ningún cártel y el de Tlahuac pus es un grupo menor, ¡siempre! Ha existido la presencia de las diferentes organizaciones delincuenciales dedicadas a la química extra peligrosa en la Ciudad de México.

La mentira y rendición de cuentas alegres es una característica muy socorrida por las autoridades, maquillan las cifras y tratan a la gente como débiles mentales, (El león cree que todos son de su condición) crean verdades históricas y tapan el sol con un dedo.

TIEMPO DE CARNAVAL

Las pre campañas continúan con un desarrollo digamos normal, se sacan sus trapitos y descalifican de ida y vuelta, esto apenas empieza y lo mejor de la telenovela está por venir, no debemos perdernos ningún capitulo y mucho menos el final al estilo los ricos también lloran o María Mercedes.

Dejar respuesta