La excelencia de la leche materna como un método seguro en el desarrollo nutricional de los neonatos a los dos años de edad

0
660

Comunicatedigital.com

Foto: ESPECIAL

De acuerdo a la OMS, la lactancia materna es la forma ideal de aportar a los niños pequeños los nutrientes que necesitan para un crecimiento y desarrollo saludable, además de que posee características especiales que la hacen única en la alimentación de los recién nacidos. La transición de la lactancia es un método ideal para iniciar la alimentación en forma exclusiva durante los primeros seis meses y continuarla después del inicio de la ablactación, siempre que la madre y el hijo presenten las condiciones ideales, porque es el vínculo de comunicación entre el sistema inmunológico materno y el lactante, el cual dirige activamente el metabolismo y la microflora en el infante, a la vez que confiere múltiples medios de protección frente a agentes patógenos, con el fin de satisfacer los requisitos nutricionales en evolución; los lactantes deben recibir alimentos complementarios adecuados e inocuos desde el punto de vista nutricional, sin abandonar la lactancia natural hasta los dos años de edad o más tarde.

Conviene destacar que las investigaciones mencionan que a la edad adulta, si no se recibió leche materna en la infancia, existen una tendencia a presentar deficiencias nutricionales, ya que influye en el crecimiento, la salud y el desarrollo cognitivo de la persona. De igual forma hay un estudio realizado en Massachusetts, EE.UU., en donde se revisaron nueve mil artículos sobre la protección a la salud del bebé y 400 estudios individuales a madres en lactancia, de los cuales se concluyó que la leche materna reduce el riesgo en padecer otitis media aguda, dermatitis atópica, infecciones en vías respiratorias, asma, obesidad, enfermedades cardiovasculares, hipercolesterolemia, diabetes tipo 1 y 2, leucemia, enterocolitis necrotizante y muerte súbita; de manera que ayuda en la protección a la salud materna, como en la menor incidencia de cáncer de mama, cáncer de ovario, además de beneficiar la pérdida de peso y amenorrea posparto.

Lo que aporta la leche humana es un sinfín de componentes nutrimentales haciendo que ésta sea un recurso invaluable, tales como el agua, hidratos de carbono, grasas, proteínas, enzimas, hormonas, hierro, calcio, fósforo y vitaminas. Por consiguiente, lo que hace que la leche materna sea extraordinaria a comparación de los sucedáneos de ésta, ya que tiene sus etapas, desde el precalostro hasta la última tetada, y cambia conforme a las necesidades nutrimentales del bebé. Por ejemplo, la leche entera de vaca es modificada mediante la adición de agua, azúcares y micronutrientes, y esto hace que carezca de hormonas, ácidos grasos esenciales, elementos inmunológicos, prebióticos y probióticos, no es un producto estéril, la absorción de hierro es sólo de 10%, mientras que la leche humana es de 49% de absorción. Además la leche artificial con soya contiene fito-estrógenos, que tiene una actividad similar a la hormona estrógeno, la cual tiene la potencialidad de reducir la fertilidad de niños y provocar pubertad precoz en niñas.

Como se ha señalado, la leche materna es una mezcla de sustancias activas, aportando a que la madre tenga una orientación nutricional para mejorar su alimentación, para así dar los mejores elementos a su bebé. En definitiva, la leche materna es un nutriente primordial para un óptimo desarrollo saludable en el lactante, porque ningún sucedáneo se puede comparar a los componentes de ésta.

Programa de Honores
Estudiante: Samantha Rebeca de la Torre Guzmán
Licenciatura: Bioquímica clínica
Escuela: Ciencias
Mentor: Dra. María Armida Patricia Porras Loaiza
Proyecto de investigación: Potencial del amaranto como alternativa para mejorar la producción y calidad de leche materna
neonatos a los dos anios de edad 2

Dejar respuesta