IBERO Puebla: la trascendencia personal se alcanza respetando la dignidad humana

0
89

Comunicatedigital.com

Foto: ESPECIAL

15 alumnos forman parte de la primera generación del Programa Liderazgo Ignaciano Universitario Latinoamericano (PLIUL).

Más que a ser líderes, estamos llamados a ser colaboradores de un proyecto mayor, el proyecto de Dios: Mtro. Roberto Alonso Muñoz.

Con la presencia del Dr. Fernando Fernández Font, SJ., rector de la IBERO Puebla, y del Mtro. Roberto Alonso Muñoz, director del Centro de Formación y Acompañamiento para el Desarrollo Integral (CFADI), se llevó a cabo la entrega de certificados a los 15 estudiantes que forman parte de la primera generación del Programa Liderazgo Ignaciano Universitario Latinoamericano 2016 (PLIUL).

El PLIUL forma parte de las iniciativas de la Asociación de Universidades Confiadas a la Compañía de Jesús en América Latina (AUSJAL) con mayor trayectoria. Y tiene como objetivo incidir de manera directa en la formación de la identidad ignaciana, la adhesión a la misión y el liderazgo ignaciano de los estudiantes de nuestra Red de universidades.

Previo a la entrega de certificados, el Dr. Fernando Fernández Font, SJ., rector de la Universidad Iberoamericana Puebla, invitó a los alumnos a identificar los cambios que vivieron a lo largo de ocho meses, tiempo que duró el Programa, así como a darse cuenta de que su desarrollo personal es la herencia de la tradición educativa ignaciana perfeccionada a lo largo de más de cinco siglos.

Fernández Font exhortó a los graduados a no olvidar lo aprendido en el Programa, ya que la trascendencia se logra al no dejar de buscar el bien común, “deben estar comprometidos a transformar la realidad, ser sensibles a las necesidades de los demás y a salvaguardar la dignidad humana”.

Por su parte, el Mtro. Roberto Alonso Muñoz, apuntó que los 15 estudiantes que forman parte de la primera generación del PLIUL de la IBERO Puebla, han sentido profundamente la inquietud a la que se refiere San Alberto Hurtado, y la han alimentado entre ellos mismos, tejiendo juntos una sociedad de justicia, amor y dignidad para todas y todos.

El Director del CFADI mencionó que más que liderazgo, lo que se logró en los jóvenes del PLIUL es un modo de ser, estar y actuar en el mundo sabiendo cómo, cuándo y dónde discernir, lo cual no es una actitud que se activa en ciertos momentos, sino un carácter y estilo de vida.

Andrea Cacho Campillo, alumna de la Licenciatura en Nutrición y Ciencia de los Alimentos, expresó que, para ella, el PLIUL significó aprender a contribuir al cambio social con valor, profundizar en la interioridad personal, así como “reconocer al otro como ser humano, comprometerse a trabajar por el bien común y a poner al servicio de los demás sus experiencias, conocimientos y esfuerzo”.

Finalmente, Aldo Vásquez Chávez, estudiante de la Licenciatura en Psicología, señaló que la clave para la efectividad del PLIUL es conmover a los estudiantes desde el amor, la empatía, el miedo, el coraje y la ternura de manera íntegra. “Agradezco, a la Universidad, la oportunidad tan especial de ser parte de este diplomado, porque pude desenvolverme de manera plena en un mundo carente de justicia y compasión”.

 

Dejar respuesta