Gradúa IBERO Puebla a alumnos 2017

0
69

Comunicatedigital.com

Foto: ESPECIAL

Un egresado de una institución ignaciana, debe ser un ciudadano comprometido, consciente, competente, compasivo y crítico; jamás indiferente: Fernández Font.

Debemos aspirar a una sociedad que se caracterice por brindar una profunda libertad interior a sus integrantes, que sean capaces de discernir y de tomar decisiones: Rector.

La Universidad Iberoamericana de Puebla llevó a cabo las Ceremonias de Graduación 2017 para los programas de Licenciatura, Posgrado y Preparatoria (Puebla y Tlaxcala), en donde más de 850 estudiantes recibieron su constancia de estudio.

Ser agradecidos con todas aquellas personas que colaboraron en el desarrollo de su formación profesional, fue el exhorto que el rector de la IBERO Puebla, el Dr. Fernando Fernández Font, SJ, hizo a los recién graduados. “Gracias a su esfuerzo, al de sus padres y al personal de toda la Universidad es que ustedes han alcanzado sus ideales en su formación académica”, señaló.

Igualmente, el Dr. Fernández Font puntualizó la importancia de apreciar las oportunidades que la vida les ha brindado al haber nacido en una posición privilegiada, ya que en México, se habla mucho del derecho a la educación de calidad para todos, pero esto no sucede: ni es para todos, ni es de calidad.

Al respecto, el Sacerdote Jesuita recalcó a los graduados la importancia de conservar los valores ignacianos bajo los cuales está fundada la Universidad, y los invitó a ser conscientes de lo que llevan sembrado en el fondo del espíritu. “Deseo que en su corazón haya quedado tatuado lo que como jesuitas nos esforzamos en ofrecerles: una vida con sentido; vivir y morir por algo que realmente valga la pena”.

“Ser egresado IBERO es ser hombres y mujeres para y con los demás, nunca se olviden del otro, de los que menos tienen, en ellos es en donde deben fijar sus talentos”, expresó el Dr. Fernando Fernández. En este sentido recalcó que la reconstrucción del tejido social se ubica en la empatía, y eso solo es posible cuando ponemos los ojos en quienes más sufren.

Del mismo modo, invitó a los presentes a no dejarse corromper, no dejarse llevar por la búsqueda del bien individual y no caer en la sociedad contemporánea, eso será la mejor muestra de llegar a lo más hondo de nuestro mundo y ofrecer un alivio a los que lo necesitan.

Bajo este escenario, el padre Fernando entregó constancias de estudios a los 590 jóvenes universitarios, pertenecientes a los seis departamentos que conforman a la Universidad. Asimismo, otorgó la Medalla Francisco Javier Clavigero, SJ a los mejores promedios.

Durante esta ceremonia protocolaria, se llevó a cabo un reconocimiento especial a los alumnos que obtuvieron el Premio de Excelencia en el Examen de Egreso de Licenciatura que otorga el Centro Nacional de Evaluación para la Educación Superior (CENEVAL). “Me honra saber que de los 98,535 aplicantes, cinco egresados de IBERO Puebla alcanzaron dicha distinción”.

Diana Barba Castillo, egresada de Administración Turística y de la Hospitalidad; Juan Daniel Camacho Cruz, egresado del programa académico de Derecho; Alejandra Cárdenas García, de Administración de Empresas; Montserrat Loredo Rocha, de Mercadotecnia y Aldo Vázquez Chávez, de Psicología. Ellos hoy forman parte del 1% de alumnos excelencia en el país.

En lo que refiere a la Ceremonia de Posgrados 2017, el Dr. Fernando Fernández llamó a los 161 posgraduados a contribuir con el desarrollo económico, político y social que México requiere, así como a seguir reproduciendo el modelo educativo jesuita para que a través de sus nuevas competencias adquiridas busquen incidir en la transformación de esta gran nación y el tejido social.

Mientras tanto, en lo que fue la Graduación de la Generación 2014-2017 de la Prepa IBERO Puebla e IBERO Tlaxcala los 133 preuniversitarios escucharon atentos los mensajes de sus directores. En primera instancia, la Mtra. Mónica Ayala Flores retomó lo dicho por el Papa Francisco al recalcar que “para ser agradecidos hay que ser humildes”.

Ayala Flores prosiguió su mensaje apuntando que hace diez años nacieron las preparatorias IBERO con la misión de formar jóvenes que en su camino a la universidad llevaran consigo la semilla del servicio a los demás. “Hoy, a diez años, es momento de agradecer por esos jóvenes que hemos guiado a través de los principios ignacianos para velar por los más vulnerables”.

Para concluir, la directora de la Prepa IBERO Puebla agradeció por esta generación que estuvo conformada por alumnos que abrazaron el Magis como principio de vida, “pero también por los niños sin hogar, los adultos mayores abandonados, los discapacitados, los enfermos quienes nos enseñaron las injusticias de nuestro país, mismas que también forman parte de nuestra comunidad”.

Por su parte, el Mtro. Pablo Guinsberg Plouganou, director de la Prepa IBERO Tlaxcala señaló que es momento de dejar de mirar hacia atrás, para comenzar a ver hacia adelante, de pensar y sentir qué es lo que se llevan de la preparatoria y cómo eso les permitirá alcanzar su realización como personas libres, responsables, capaces de tomar las mejores decisiones y ser verdaderos agentes de transformación.

Guinsberg Plouganou los invitó a nunca perder la capacidad de asombro, a no ser indiferentes ante el mundo que los rodea, a asumir por completo que cada uno de ellos sí hace la diferencia, “todos son promotores de la vida y del desarrollo humano”, a no ser el futuro sino el presente de México.

Finalmente, Lizbeth Pérez Alarcón, alumna de la Prepa IBERO Tlaxcala, argumentó que algo que nunca olvidará será lo que significa llevar el sello ignaciano de la preparatoria. Iñaki Vera habló por la Prepa Puebla y destacó lo vital que representa aprovechar el hoy, “las respuestas las encontraremos viviendo, nadie nace conociendo las reglas del mundo, y menos de uno tan cambiante como el nuestro”.

“Dentro de unos años, antes que médicos, arquitectos y abogados, antes que todo eso, seremos personas. Y el triunfo de nuestra vida, y la verdadera felicidad vendrá como nos lo ha enseñado la educación jesuita: no de hacer lo que uno quiere; sino de querer lo que uno hace”, concluyó Iñaki.

Al igual que los graduados de la IBERO Puebla, en Prepa también se entregó un reconocimiento al mayor puntaje alcanzado en el examen CENEVAL, prueba de cobertura nacional que evalúa el nivel de conocimientos y habilidades de los recién egresados. En esta ocasión los galardonados fueron Cynthia Leilani Hernández Hernández de la Prepa Puebla y Eric Cristian Morales Guarneros de IBERO Tlaxcala.

El Padre Fernando Fernández Font, cerró las graduaciones exhortando a todos los presentes a vivir el lema que dirige la Universidad, La verdad nos hará libres, para que, a través de esta concepción de la realidad, rompamos con los esquemas y códigos de comportamiento que se han perpetuado a través de los años, pues es momento de buscar una sociedad en la que todos seamos iguales.

 Finalmente, al tomar protesta a los nuevos graduados, el rector Fernando Fernández Font recordó a los graduados que el trabajo de la IBERO Puebla es formar a los mejores PARA el mundo y ello implica que cada uno desde su trinchera busque el bien superior, por encima del bien personal.

Durante estas Ceremonias el Dr. Fernando Fernández Font, estuvo acompañado por sus Directores Generales. El Dr. Gonzalo Inguanzo Arteaga, la Dra. Covadonga Cuétara Priede, el Dr. Javier Sánchez Díaz de Rivera y el Mtro. José Enrique Ríos Vergara. Así como por la Mtra. Cecilia Orvañanos de Morodo, presidenta del Patronato CUGOCEAC y el Arquitecto Juan Caballero Ropero, presidente del Patronato FIESGOCEAC.

Dejar respuesta