Gracias a la suma de esfuerzos, la ayuda sigue llegando a las familias afectadas por sismo: Dinorah López de Gali 

0
33

Comunicatedigital.com

Foto: ESPECIAL

El acopio y la entrega de víveres a las poblanas y poblanos que más lo necesitan es controlado y supervisado por la Secretaría de la Contraloría, tarea en la que colabora el Consejo Coordinador Empresarial.

El Centro de Acopio opera las 24 horas del día y cada producto es marcado para evitar su mal uso y asegurar que llegue a donde se requiere.

Publicidad

La Presidenta del Patronato del Sistema Estatal DIF (SEDIF), Dinorah López de Gali, agradeció la solidaridad de los poblanos, de empresas, gobiernos de otros estados de la República, instituciones de los tres niveles y de los medios de comunicación, pues su apoyo ha sido fundamental para brindar ayuda a las familias afectadas por el temblor del 19 de septiembre.

Explicó que, por instrucciones del gobernador Tony Gali, el acopio y la entrega de víveres en las comunidades son controlados y supervisados por la Secretaría de la Contraloría, tarea en la que colabora el Consejo Coordinador Empresarial, a fin de brindar certeza en todo el proceso.

Indicó que cada producto es marcado y se le borra el código de barras para evitar su mal uso y asegurar que llegue a las manos de quienes más lo requieren.

López de Gali añadió que los vehículos con los cargamentos de ayuda también son registrados, controlados y supervisados hasta que llegan a su destino.

Asimismo, la titular del SEDIF reiteró que en un esfuerzo conjunto entre sociedad y gobierno, la recepción de apoyos para las comunidades afectadas por el sismo del pasado 19 de septiembre, continúa en el Centro de Acopio y está a disposición de la ciudadanía las 24 horas del día.

Con la coordinación del Sistema Estatal DIF, cientos de voluntarios de la sociedad civil y servidores públicos de diversas dependencias estatales, laboran día y noche en la recepción, clasificación y distribución de víveres.

Los artículos de mayor necesidad son cobijas o cobertores, colchonetas, casas de campaña, productos enlatados no perecederos – de preferencia abre fácil-, leche en polvo, maíz, aceite, azúcar, sal, cloro, detergente en polvo, bolsas de basura y cubetas.

De igual manera, papel higiénico, pañales para niños y adultos, toallas sanitarias, jabón de tocador, shampoo, cepillo y pasta dental, gel antibacterial, botiquín de primeros auxilios, material de curación, paracetamol, así como antiinflamatorios y analgésicos.

Para la habilitación de centros de acopio, albergues, así como para el envío de servicios médicos u otro tipo de asistencia a las zonas afectadas, es necesario coordinarse con las Secretarías General de Gobierno y de la Contraloría, que encabezan Diódoro Carrasco Altamirano y Rodolfo Sánchez Corro respectivamente; instancias que de manera conjunta al Sistema Estatal DIF, diseñan la logística para que los apoyos lleguen directamente a los lugares donde más se necesitan.

 

Dejar respuesta