Formación cívica y ética en el nuevo modelo educativo poblano

0
73

*Alberto Jiménez Merino / Comunicatedigital.com

Uno de los aportes de la reforma educativa, impulsada por el Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, es la flexibilidad para incorporar contenidos temáticos de importancia regional o prioridad estatal al plan de estudios. No se pueden tener las mismas materias para regiones y condiciones diversas.

Por ejemplo, en Tehuitzingo, un municipio del estado de Puebla que cuenta con 28 comunidades y algunas de estas se encuentran a la orilla del río Atoyac lo que implica que la mayoría de sus actividades se sustentan en la siembra por riego y pesca ribereña; sin embargo, en otras que están a la orilla de algunas montañas o cerros, sus trabajos se apoyan en la explotación de minerales, pastoreo, caza y aprovechamientos forestales no maderables.

En el valle se cuenta con actividad agrícola de temporal y riego limitado; ganadería caprina y bovina; alfarería y comercio. En él, atraviesa una de las carreteras importantes del estado. En otra comunidad, se cuenta con una presa con derecho al aprovechamiento del agua para pesca y turismo. El agua de la presa tiene como beneficiarios a productores agrícolas de varias comunidades

Así como sucede en este municipio poblano, nuestro país tiene una gran diversidad biológica y fisiográfica al poseer todos los climas existentes en el mundo; existe en más de la mitad de la superficie del territorio zonas áridas, hay también regiones templadas, cálidas, húmedas y subhúmedas, frías y hielos permanentes.

Por otro lado, en el nuevo modelo educativo se consideran ya como grandes apartados la cultura en tu escuela, salud en tu escuela, planes y programas de estudio, inclusión y equidad, estrategia nacional de inglés, y estrategia para el fortalecimiento y la transformación de las escuelas normales. Destaca que los niños y niñas aprendan a aprender.

Es en este marco del nuevo modelo de enseñanza que se abre la gran oportunidad para priorizar contenidos que ayuden a un mayor desarrollo local de acuerdo con las particularidades existentes. Aunado a ello, se suma el conocimiento de uno mismo y de nuestro entorno y eso es la base para aceptarse y valorar lo propio. Ambas aportaciones forman parte de la tarea del Civismo y la Ética.

En el Programa integral de formación cívica y ética, un libro de Lilian Álvarez Arellano y otros, publicado por la Secretaría de Educación Pública (SEP), se propone que los alumnos adquieran ocho competencias a lo largo de su educación primaria: conocimiento y cuidado de sí mismos; sentido de pertenencia a la comunidad, a la nación y al humanidad; autorregulación y ejercicio responsable de la libertad; apego a la legalidad y sentido de justicia; respeto y aprecio de la diversidad; comprensión y aprecio por la democracia; manejo y solución de conflictos; y, participación social y política.

Se entiende por competencia, según los mismos autores, a la capacidad que desarrolla una persona para actuar en una situación determinada, activando y articulando sus conocimientos, habilidades y valores.

Asimismo, una de las mayores preocupaciones de la sociedad y sus gobiernos es la inseguridad pública que se ha convertido en un reclamo recurrente, pero también lo son el deterioro de los recursos naturales de las comunidades así como un incremento de conflictos por su aprovechamiento.

Problemas por el agua, la pobreza existente, el deterioro de la vegetación, la pedida de la fauna, la contaminación de ríos y cuerpos de agua, la pesca incontrolada y la caza furtiva, son ya temas cotidianos que demandan una mayor atención. El tejido social, la convivencia equilibrada y armónica entre los distintos actores se ha visto dañada.

En nuestro estado, en donde se ha incrementado indiscriminadamente el robo a ductos de Petróleos Mexicanos, el abigeato o robo de ganado, el robo de cosechas o la sobrepesca ribereña por vecinos sin derecho, ya hacía falta abordar los problemas desde la raíz.

Y lo menciono porque en este ciclo escolar, 2017-2018, a través de un trabajo conjunto entre la Secretaría de Educación Pública del Gobierno de la República que dirige Aurelio Nuño y que, representa en Puebla, Carlos Barrientos de la Rosa; la SEP estatal, a cargo de Patricia Vázquez; maestros, padres de familia y especialistas, se ha logrado por acuerdo del Ejecutivo Estatal, Antonio Gali Fayad, regresar la formación cívica y ética al mapa curricular del sistema educativo estatal.

En la vida, es la educación la vía más importante y efectiva para la transformación social, para formar a las personas. Sin duda, es la capacitación lo único que transforma a un ser humano, es la fuente más importante para promover innovaciones.

Desde mi perspectiva, una desventaja que se tiene, posiblemente sea el tiempo para empezar a tener respuestas pero, si no trabajamos hoy con nuestros niños, las soluciones seguirán postergándose hasta la eternidad.

Lo bueno cuenta y queremos que siga contando.

Un nuevo modelo educativo ya se nota en Puebla, por ello, ¡felicidades señor Presidente por su 5º. informe de Gobierno!.

Director de la Comisión Nacional del Agua en Puebla.

Tw: https://twitter.com/@jimenezmerinomx

Fb: Alberto Jimenez Merino

Instagram: ajimenezmerino

http://www.ciatmexico.org

Dejar respuesta