Existen alternativas diferentes al gasolinazo  afirma Observatorio de Salarios de la IBERO Puebla

0
190
Feria de Tecamachalco 2018

Comunicatedigital.com

Foto: ESPECIAL

En México no existe transporte público eficiente que no esté relacionado con el consumo de gasolinas.

El aumento al salario mínimo representa únicamente 200 g. de tortilla.

Publicidad

Cuando las autoridades argumentan que el aumento a la gasolina era la única alternativa ante el panorama económico actual, están mintiendo. Así lo señaló el Dr. Miguel Reyes Hernández, académico de la Universidad Iberoamericana Puebla y Coordinador de la Red de Pobreza AUSJAL, durante su participación en el foro Gasolinazos, Saqueos y Desinformación ¿Qué nos toca hacer?

El Dr. Miguel Hernández señaló que al menos existen dos alternativas al aumento del costo del combustible. La primera es una reducción generalizada del 50% en los sueldos y salarios del gobierno federal, además de eliminar sus seguros privados, helicópteros, aviones y excesivas prestaciones.

El titular del Observatorio de Salarios de la IBERO Puebla aseguró que de esa manera el gobierno ahorraría cerca de los 300 mil millones de pesos que se buscan recaudar con los impuestos a la gasolina. “Sin embargo esta alternativa no es contemplada debido a que no se quieren afectar los grandes privilegios de los funcionarios”.

El experto en pobreza y desarrollo indicó que la segunda opción es cobrar impuestos a las grandes corporaciones, las cuales muchas veces pagan el 1% o incluso menos de gravámenes. Ejemplo de ello es CEMEX, que un año llegó a pagar $75 de impuestos, o las mineras que no pagan nada. Mientras que un trabajador paga entre 6% y 35% de impuestos.

Reyes Hernández destacó que el gasolinazo también está relacionado con que a partir de ahora empresas particulares venderán el combustible. El incremento está pensado en proporcionar rentabilidad, dando dos pesos adicionales de ganancia por litro de gasolina. Es por ello que el aumento del carburante no obedece a factores externos, si no a decisiones gubernamentales.

Bajo el mismo tema, el especialista en salarios, mostró que no es posible comparar el precio de la gasolina en México con el de otros países. Esto debido a la marcada diferencia en sueldos, por ejemplo, un trabajador en Noruega puede comprar 100 litros de gasolina con una jornada de ocho horas de trabajo, un mexicano podría comprar cinco con la misma cantidad de labor.

Puntualizó que del costo del litro de gasolina, $16.32, se pagan cerca de $6.00 pesos de impuestos, eliminar este cobro permitiría que gran variedad de productos bajaran su costo. Pero al caer el precio del petróleo el gobierno busca obtener esa ganancia de la población en general, mostrando que su interés no está en mantener el bienestar de la población.

Finalmente, el académico de la IBERO Puebla mencionó que el aumento al salario mínimo de $73 a $80 no representa una mejora en el poder adquisitivo para la población, tampoco ayuda a aumentar la calidad de vida. Indicó que con el salario anterior se podían comprar 5.9 kilogramos de tortilla, y con el aumento esto representa comprar 6.1 kg., es decir, solo 200 gramos más.

Dejar respuesta