CONAED acredita calidad académica de la Licenciatura en Derecho de la IBERO Puebla

0
35

Comunicatedigital.com

Foto: ESPECIAL

En México, 1,700 instituciones educativas cuentan con la carrera de Derecho, de estas sólo el 10% están acreditadas.

CONAED cuenta con 60 instituciones acreditadas, y de las universidades jesuitas se encuentran la IBERO Ciudad de México, Puebla, Torreón, así como la Universidad Rafael Landívar, Guatemala e ITESO (Guadalajara).

Acompañado de autoridades académicas y de un grupo de alumnos, el Dr. Fernando Fernández Font, SJ recibió la reacreditación que otorgó el Consejo para la Acreditación de la Enseñanza del Derecho (CONAED), a la Licenciatura en esta especialidad. Proceso que tendrá validez del 14 de marzo de 2017 al 14 de marzo de 2022.

El Rector de la IBERO Puebla agradeció el esfuerzo que realizaron no sólo el equipo de trabajo sino también los acreditadores, pues ha sido un arduo empeño por ambas partes lograr obtener este resultado que corrobora el compromiso de la Universidad por ofrecer programas de calidad a los estudiantes.

“Quien no revisa su propia práctica, no es capaz de avanzar y menos es capaz de investigar la manera de seguir avanzando por un camino diferente, en donde seamos ciudadanos comprometidos con la sociedad”, afirmó el sacerdote Jesuita.

Asimismo, el Dr. Fernando Fernández recalcó que el papel de la IBERO Puebla es buscar soluciones que no sólo nos hagan diferentes ante los demás sino también nos hagan innovadores en la presentación de propuestas que contribuyan a la solución de las problemáticas sociales, culturales, económicas y políticas.

Por su parte, Lic. Felipe Ibáñez Mariel, presidente del CONAED, comentó que el hecho de haber obtenido la constancia de acreditación para la Licenciatura en Derecho, es sinónimo del interés que tiene la Universidad por seguir buscando la excelencia en cada uno de los programas académicos que ofrece.

“Este reconocimiento que entregamos, no sólo constata el nivel de calidad académica que proporciona la Universidad, sino también, reconoce el rumbo hacia la excelencia que tiene la Institución. Esta Universidad tiene un plus, educar a través de las virtudes para formar hombres de bien, a mayor gloria de Dios”, señaló el Presidente del CONAED.

Asimismo, Ibáñez Mariel puntualizó que hoy en día el CONAED cuenta con 60 instituciones académicas acreditadas, y unas más en proceso de acreditación. “De 1640 instituciones sin acreditación, sólo 500 de ellas podrían aspirar a una certificación de esta naturaleza. Este número resulta exagerado, pues algunas no cuentan con instalaciones o planes de estudios con calidad”.

Finalmente, el Dr. Gonzalo Inguanzo Arteaga, director general Académico, señaló que en materia educativa y como Universidad, el reto consiste en mantener la excelencia académica, pues nos enfrentamos a innumerables situaciones que apremian, no solo como sociedad sino como instituciones formadoras de ciudadanos comprometidos con el prójimo y con su entorno.

En el marco de esta acreditación, el Lic. Felipe Ibáñez Mariel formó parte del Conversatorio sobre Ética Jurídica, organizado por la Coordinación del Posgrado en Derecho. Ahí, el experto en Derecho Empresarial y Corporativo indicó que, para un abogado, el no dar el mejor servicio no proporciona un máximo desempeño, no resolver las preguntas de un cliente, o no atreverse a decir la verdad, es dar un primer paso hacia la corrupción.

Ibáñez Mariel mencionó que el máximo deber ético de un abogado es ir al ritmo del cambio que ofrece su profesión, la tecnología y la realidad social. Un profesional del Derecho que no esté actualizado no debería presentarse, puesto que será incapaz de orientar correctamente a sus clientes, e incluso podría afectarlo.

Antes de concluir, el Presidente del CONAED subrayó sobre la importancia que tiene establecer, a mediano plazo, un proceso de colegiación obligatoria para los abogados. “Hoy en día colegiarse es optativo, y podría decirse que también es opcional conducirse éticamente. El pertenecer a un Colegio de Abogados permitirá establecer una vigilancia sobre el comportamiento de los practicantes del Derecho.

 Finalmente, Felipe Ibáñez aseveró que las universidades y colegios de abogados deben trabajar conjuntamente para proporcionar educación continua a los profesionales del derecho, pues esta será la clave de su éxito. Mencionó que otra característica que hace de los abogados profesionales exitosos es tener una fuerza de voluntad superior a la de la mayoría.

Dejar respuesta