Ciencia de los Alimentos, educativa jesuita al servicio de los demás

0
80

Comunicatedigital.com

Foto: ESPECIAL

La intención de crear un Foro de los Alimentos es dar a conocer la profundidad de esta ciencia y promover un espacio para el desarrollo de productos dirigidos a poblaciones vulnerables, desde un enfoque clínico.

La Licenciatura en Nutrición y Ciencia de los Alimentos de la Universidad Iberoamericana Puebla organizó el Cuarto Foro de la especialidad. Espacio inaugurado por la Mtra. Guadalupe Chávez Ortiz, directora del Departamento de Ciencias de la Salud; la Mtra. Beatriz E. Abundis Vargas, coordinadora del programa académico; la Chef Eda María Verona Mastretta, propietaria de Lo Spaghetto y; Saulo Meis Ortega, director de la Fundación La Esperanza del Mañana.

La Mtra. Beatriz Abundis apuntó que Nutrición de la IBERO Puebla se caracteriza por el compromiso social de sus alumnos y profesores. También destacó que el mejor ejemplo de este esfuerzo es la ejecución del IV Foro en donde también existe una fuerte vinculación con organizaciones sociales que confiaron en los estudiantes, los cuales desarrollaron 36 trabajos destacados.

Abundis Vargas recordó a la comunidad ahí reunida, las palabras del Dr. Fernando Fernández Font, rector de la IBERO Puebla en donde afirmó que los alumnos de una institución jesuita “entran para aprender y salen para servir”, en estas palabras se encuentra la razón de ser de la educación que reciben. “Los invito  a cuestionar quiénes son, a ubicar el papel que tienen en la sociedad, buscar explicaciones y encontrar soluciones efectivas que contribuyan a mejorar la realidad social”.

Asimismo, la coordinadora de la IBERO Puebla sentenció que la única forma de materializar los pensamientos y las ideas es cuestionando todas las posturas y generando propuestas. Finalmente, la Mtra. Beatriz Abundis aprovecho el espacio para agradecer el trabajo de profesores y alumnos, al tiempo que los exhortó a seguir aprovechando sus capacidades y habilidades para siempre dar para más.

Al término de la inauguración, la Chef Eda María Verona Mastretta, fundadora de la empresa Lo Spaghetto, presentó la conferencia El desarrollo de un producto poblano, desde la idea hasta la comercialización. Ahí compartió con los jóvenes su experiencia en el desarrollo de su marca y los convocó a siempre mantenerse firmes ante sus ideas, por más complicadas que se tornen las situaciones.

En su presentación, Verona Mastretta mencionó que su propósito surge de la necesidad de contribuir a la proyección de la gastronomía mexicana. Aseveró en su discurso que “solo en nosotros está la posibilidad de salir de este difícil momento histórico que vive el país de ahí que impulsó a los invitados a consumir local, a desarrollar un comercio justo, responsable y sustentable”.

Posteriormente, la Chef Internacional agregó que es fundamental contar con un respaldo sólido, espaldarazo que obtuvo de la IBERO Puebla para comenzar a producir su producto en mayores cantidades. “Ustedes ya cuentan con ese apoyo, aprovéchenlo, no cedan ante las grandes empresas que manejan el mercado, por el contrario impongan su marca y la calidad con la que producen”.

Por último, la especialista recomendó a los jóvenes no declinar pese a que en un principio es complicado ganar la confianza del consumidor hacia nuevos productos y organizarse dentro del sistema mercantil mexicano hacia los pequeños productores. “La responsabilidad de cambiar esas adversidades es de ustedes, de las generaciones con un gran futuro por delante”.

Cabe destacar que varios de estos proyectos presentados por estudiantes contribuyeron a mejorar la fabricación y comercialización de productores de Jonotla, esto gracias al trabajo conjunto que se tuvo con la fundación Esperanza del Mañana. Estos son: mandarinas confitadas y deshidratadas, tisanas de cítricos, fruity sticks y gomitas de cítricos, sazonador a base de cítricos, mermelada de mandarina con lima y canela, salsa de chiltepín y ajonjolí saborizada con cáscara de naranja, vinagreta de mandarina y limón, licores naturales de cítricos y especias y mermelada de mandarina y chiltepín.

Otros trabajos expuestos fueron: desarrollo de una cerveza a base de hidroponía, nutella de calabaza, cupcakes de chocolate y aguacate, hamburguesas de quínoa y frijol, muffin de plátano con zanahoria y avena, tostadas de chía y amaranto, Browchinnies: con puré de manzana, calabacín, y harina de trigo integral, milk choice: leche de ajonjolí, de semillas de girasol y de avena, tottopingos, botana saludable a base de papa y chía, mermelada de piña Ananá, natilla de tapioca, trufas de dátil libres de gluten,

Tortilla con aminoácidos esenciales a base de maíz, amaranto, frijol y quínoa, helado con omega 3 para niños de edad escolar (6-12años), spaghetti adicionada con alga espirulina, desarrollo de muffins, galletas y barras a base de quínoa, amaranto y trigo para los agricultores de la zona de San Juan Amecac y Atzitzihuacán. Así como suplemento nutricional de jugo de betabel con infusión de jamaica y Snack-it: colación a base de harina de amaranto, betabel y zanahoria.

Dejar respuesta