Ante la práctica urbana actual, necesario políticas públicas que generen movilidad sustentable

0
127
Mes de la Igualdad

Comunicatedigital.com

Foto: ESPECIAL

Poco más del 5% de la población sufre de algún tipo de discapacidad, de estos, poco menos de la mitad tiene dificultades de movilidad: Dr. Francisco Valverde.

La agenda política de los candidatos tendría que contemplar que la movilidad de una ciudad es uno de los caminos para su desarrollo. Bajo esta observación, el Dr. Francisco Valverde Díaz de León, urbanista y director general del Medio Universitario de la IBERO Puebla, presentó la conferencia Políticas Públicas frente a las prácticas urbanísticas: análisis cuantitativo de la movilidad.

Hay líneas que plantean las normas, las leyes, los planes de desarrollo municipal y de ahí presentar la manera que estamos construyendo los espacios habitables y como estas no se apegan a dichos reglamentos y normas. “Voy a tratar de dar un contexto de lo general a lo particular para llegar a las prácticas que han derivado en lo que hoy tenemos por ciudad a partir de las perspectiva de la movilidad”.

Ahí el Dr. Valverde Díaz de León comentó que para tener un sistema completo primero hay que cuestionarse ¿qué hace a una ciudad accesible? ¿Qué significa crear condiciones de sustentabilidad al sistema urbano ambiental? A partir de eso podemos descubrir los esquemas más habitables y las escalas de la movilidad que ésta nos lleva.

“La zona metropolitana Puebla –Tlaxcala está incorporada a un corredor internacional que une al sur-sureste con el norte. La predominancia del crecimiento económico en los principios del desarrollo sustentable es predominante, eso nos ha llevado a restructurar el territorio, esto ya se hizo en el siglo XIX, en donde se buscó conectar al centro con el norte por la diversidad industrial que este concentra”.

Asimismo, el especialista en movilidad de la IBERO Puebla aseveró que parece que todo lo movemos con vehículo, de ahí el crecimiento exponencial de vehículos en el país. Hoy somos la sexta industria exportadora de automóviles.

En Puebla se realiza más de tres millones y medio de viajes, en una ciudad que concentra poco más de dos millones de habitantes en su zona metropolitana, sin embargo más de la mitad del presupuesto federal asignado a la zona metropolitana se destina al desarrollo de infraestructura urbana para transportación particular, la cual apenas representa el 30%; por encima del 70% de la población que se mueve por medio del transporte público.

En este sentido, el Dr. Francisco Valverde enfatizó que existe una sobre carga de transporte en el Centro de la Ciudad, porque ahí se concentran la mayoría de los satisfactores de la población, “el crecimiento del parque vehicular en Puebla es del 8% anual, es una barbaridad, hoy tenemos poco más de 600 mil vehículos y por ende comenzamos a tener conflictos viales”.

Adicionalmente, el Dr. Francisco Valverde destacó que las ciudades deben diseñarse siguiendo un esquema de movilidad sustentable, el cual contemple el cambio climático y el aumento poblacional como criterios para el desarrollo de políticas públicas, tal como sucede en muchas partes el mundo. Para ello estableció cinco elementos como herramientas para mejorar las condiciones de movilidad en la ciudad.

La primera de estas es la importancia de pensar en los costos, pues el que los choferes tengan una jornada de ocho horas, con espacio para comer y servicio médico tiene un costo; hoy la ciudad vive las consecuencias y los gastos que representa que los trabajadores del volante tengan jornadas de 14 horas, no cuenten con seguro social y deban cubrir una cuota diaria y absorber el costo de las reparaciones.

En segundo lugar, el Dr. Valverde Díaz de Leon afirmó que el criterio de urbanismo de proximidad, implica que los desplazamientos deben ser cortos para tener los satisfactores a través del equipamiento urbano, como escuelas, centros de abasto y recreo público. Una de las normas es establecer un centro de barrio acorde al número de pobladores y sus vías de acceso.

El tercer punto importante consiste en recuperar la calidad del espacio público, donde el arroyo vehicular sea de dos metros y medio a tres metros y permitir que las banquetas tengan por lo menos cinco metros, es decir privilegiar el paso peatonal, enfoque que obedece a la Norma Técnica de Calle Completa, que ya se empezó a usar en colonias populares de la ciudad de Puebla, como un modelo de calle.

Una cuarta herramienta se orienta a mejorar la movilidad, esto es que no se puede cerrar una calle al paso vehicular si no se ofrecen alternativas de movimiento y se reduce el número de cajones de estacionamiento por vivienda, puesto que de lo contrario sólo se privilegia a quien puede mantener muchos vehículos.

Finalmente, el especialista señaló que es urgente diseñar los circuitos ciclistas, peatonales, de transporte público y de transporte privado. “Es una buena opción considerar la movilidad a través de transporte articulado, pero para hacerlo eficiente es necesario apoyarlo con otros sistemas de transporte”.

Dejar respuesta