Agridulce retorno en la “Ranchero Aguilar”

0
97

Comunicatedigital.com / Alfredo González

Foto: ESPECIAL

En la Corrida de Gloria, Alberto Ortega tuvo detalles toreros y el Zapata desoreja a dos de su lote para salir a hombros.

Noche templada la del pasado sábado en la Plaza Jorge Aguilar “El Ranchero”, la que fue ocupada en tres cuartas parte y que marcó el regreso a los ruedos tras varios años de ausencia de Alberto Ortega Blancas, la que conforme avanzó el festejo se fue asentando, ya que el nerviosismo natural por la inactividad -paulatinamente- se fue quedando atrás; dando destello de sobrio toreo.

Publicidad

En el segundo de su lote, el “León de la Escondida” dejo momentos con sello de su tauromaquia, muy propios y con el tiempo de sus inicios como matador hace ya 32 años, sabor a nostalgia y presencia torera que arrancaron “olés” en los tendidos que registro manchones blancos que daban la referencia de poco más de tres cuartos de entrada y con el que cerró plaza, Alberto Ortega que en compañía de su toreo, se puso al escrutinio del respetable.

Quien arrancó de sus cojines a los espectadores, cuando trastabilló y callo frente al burel, al que evitó le hiciera daño echando mano de su experiencia; misma receta para su otro enemigo que al desarmarlo con un par de quites le quitó las intenciones de hacer daño, destreza que dan las tardes en el ruedo; que aplicó para despachar al primero y al segundo de forma poco ortodoxa y certera , dejando incrédulos a más de tres que intentaban entender de lo que es capaz el miembro de la dinastía Ortega.

Agridulce retorno en la Ranchero Aguilar 2En el mano a mano para la “Corrida de Gloria” de este año, Uriel Moreno “El Zapata” triunfo indiscutiblemente al cortar tres orejas, una al primero y dos al segundo, que le valió salir a hombros; tras una gran variedad en el tercio de banderillas y con faenas con su estilo propio, que fueron cargados de gran entrega, sabor y valor.

Destacar que “El Zapata” actualmente vive un momento de plenitud; de lo que dejó constancia en esta su tercera aparición consecutiva en la llamada Corrida de la Gloria en Tlaxcala, que fue atestiguada por “zapatistas” y uno que otro trasnochado villamelón que gritaba improperios y comentarios agridulces en contra la empresa, los toreros, contrastando ampliamente con la lona que realizó el paseíllo hasta en dos ocasiones, recordando el blindaje que tiene en la entidad; la más hermosa de las fiestas.

Ficha del  festejo:

Plaza Jorge Aguilar “El Ranchero” de Tlaxcala, en tarde noche agradable y ante tres cuartos de entrada, tradicional corrida del sábado de Gloria, se lidiaron dos toros de Rancho Seco (1o y 4o) desiguales en juego y presentación, mereció el  arrastre lento el 4to, los cuatro restantes fueron de la ganadería de Vicencio desiguales en juego y presencia destacó el 3ro.

Agridulce retorno en la Ranchero Aguilar 3

Dejar respuesta